Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Bomberos dan por controlado el incencio en Tejera (Gran Canaria)

El incendio que se declaró hoy domingo en la cumbre de Gran Canaria quedó estabilizado a las dos de la tarde y el Cabildo de Gran Canaria lo ha declarado controlado a las 19.25 horas tras trabajar sobre dos montones de madera y combustible vegetal tapado con tierra que dificultó la recta final del trabajo, según ha informado la Corporación insular.
A la Culata se trasladó el helicóptero del Cabildo con un equipo presa, que ha trabajado a pie de llama y que ha sido relevado por un segundo equipo, así como un conductor de autobomba, los bomberos del Consorcio de San Mateo y el helicóptero del Gobierno de Canarias.
Asimismo, se trasladaron a Tejeda agentes de Medio Ambiente, la Guardia Civil, la Policía Local de Tejeda y miembros de Protección Civil en una operación que fue dirigida desde el Centro de Coordinación Operativa Insular de Gran Canaria (Cecopin).
El consejero de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo, Miguel Ángel Rodríguez, ha explicado que el servicio de investigación insular ya investiga las posibles causas del fuego, ya que los primeros indicios apuntan a un fuego intencionado, si bien la Brigada de Investigación de Incendios Forestales tiene un alto porcentaje de resoluciones de casos, cuyo expediente traslada a la Guardia Civil.
Así, el fuego se produjo en Cuevas Caídas, a la entrada de la Culata, en Tejeda, donde quemó en torno a dos hectáreas -a partir de una hectárea pasa de ser un conato a ser considerado incendio-, de pastizal, piteras y monte bajo, lo que generó una densa humareda visible desde distintos puntos.
Si bien el sentido natural, por orografía, era que las llamas avanzaran hacia el norte, el viento llevaba el fuego hacia el sur, lo que en un principio hizo temer por el potencial del fuego.
Y es que precisamente el viento es una de las condiciones necesarias para que un fuego sea peligroso, junto a la temperatura y la sequedad, unas condiciones que en esta época del año se dan unidas, por lo que hay que tomar conciencia de que la época de mayor riesgo de fuego ya ha llegado y extremar las precauciones.
Finalmente, los equipos de emergencias pudieron estabilizar el fuego rápidamente y controlarlo en las siguientes horas. El personal de la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias permanecerá en el lugar, además, para enfriar y mojar la zona afectada y su entorno hasta su total extinción, la denominada declaración de 'humo cero', por lo que aún puede ser perceptible algún hilo de humo.