Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blanco cerrará todas sus tiendas y despedirá a cerca de 1.000 empleados

BlancoGTres Online

La firma de moda Blanco despedirá a toda su plantilla, integrada por 850 empleados, y cerrará su red de tiendas, tras presentar la solicitud de liquidación ante el Juzgado de lo Mercantil.

Fue en 1960 cuando Bernardo Blanco Solana abrió su primera tienda en Bilbao. El éxito del emprendedor fue fulminante y pronto había abierto más de 200 tiendas en España y Portugal.
Fuentes han precisado que los cierres del centenar de tiendas y el despido de toda la plantilla se ejecutará de forma progresiva, una vez que el juez de luz verde a la petición de extinción de la compañía, con un pasivo de 133 millones de euros. "Blanco está muerto; no hay género", han asegurado, por otro lado, en fuentes sindicales, que han explicado que, una vez aprobada por el juez la solicitud de la empresa, se abrirá un plazo de negociación para fijar el calendario de cierres y lograr "las mejores condiciones posibles" para la plantilla, a la que la compañía "adeuda 23 días de la nómina de noviembre".
Esta semana, la firma de moda cerró su página web (www.blanco.com) en plena campaña navideña y tras declararse insolvente en España y Portugal por segunda vez en tres años, después de que los nuevos propietarios, AC Modus, no hayan encontrado un "inversor idóneo" para el negocio.
Blanco
Este es el segundo concurso de acreedores que encaraba la firma de moda, después de que en junio de 2013 la enseña lo solicitara cuando estaba controlada por el empresario Bernardo Blanco, que lo pidió debido a la gravedad de sus problemas económicos y financieros y con el objetivo de conseguir la viabilidad de la compañía.
AC Modus, que se hizo con la compañía hace unos meses, indicó recientemente que tras mantener una "importante inversión" en el negocio de España y Portugal, ambas divisiones siguen sin "generar beneficios", por lo que en los últimos dos meses han buscado inversores para reflotar el negocio.
Sin embargo, la firma emiratí señaló que a pesar de los "grandes esfuerzos" realizados, los intentos para encontrar un inversor idóneo han resultado "infructuosos", por lo que tomó la decisión de "someterse a los procedimientos de insolvencia aplicables" en cada país, ya que la actual situación del negocio exige la "adopción de decisiones basadas en la evolución del mercado y del futuro" de la sociedad.
La firma textil presentó el pasado mes de septiembre su tercer Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en los últimos años, que finalmente fue anulado, después de que los anteriores ajustes de plantilla hubieran provocado la salida de unos 900 empleados de la enseña de moda.
La compañía, que cuenta con 102 centros de trabajo en España, ya aplicó el pasado año un ajuste de personal que afectó a un máximo de 189 trabajadores, que se sumaron a los 711 que salieron de la firma en 2013, cuando presentó concurso voluntario de acreedores.