Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Adiós a las bebidas gigantes?

Bebidas gigantes azucaradas de restaurantes de comida rápidaReuters

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg ha propuesto prohibir las bebidas azucaradas de tamaño extragrande

Estados Unidos se caracteriza por sus malos hábitos en la alimentación, como el abuso de comida rápida, o la falta de verdura y fruta fresca en la dieta. Además las bebidas hipercalóricas, son muy populares entre la población, y su consumo ha sido exportado al resto del mundo. Sin embargo, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, estudia la prohibición de estas bebidas para mejor la salud de sus ciudadanos.
Según un artículo de BBC Mundo, los típicos refrescos azucarados, que se suele comprar en establecimientos de comida rápida, sobre todo los de tamaño gigante, contienen 1,42 litros de refresco y tiene más calorías que un filete de carne de 227 gramos, además contiene 156 gramos.
Estas bebidas 'para llevar', son muy populares en tamaño grande, y la gente suele consumirlas más, que los refrescos más pequeños, la  gente cuando tienen sed prefieren consumir estos tipos de refrescos, antes que agua, de ahí, que el abuso de estas bebidas, entre los ciudadanos estadounidense, haya llevado al alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, a plantearse la prohibición de los tamaños gigantes de estos refrescos.
La industria, sin embargo, ha declarado, que estas bebidas son tan populares porque aportan agua, azúcar, y cafeína, y sobre todo gustan a jóvenes y a niños, a los que les desagrada el sabor del café pero necesitan un aporte de energía diario. Estas son las palabras de Jeff Lenard, vicepresidente de la Asociación Nacional Estadounidense de Almacenes, que además añade que su bajo precio, también las hace muchos más apetecibles para los consumidores.
Muchos dudan de que la medida de prohibir la venta de estos productos extragrandes vaya a dismunuir su consumo, ya que aunque la gente considere que tienen efectos nocivos para su salud, siguen consumiéndolos, más aún ahora, desde que la mayoría de los restaurantes dan la opción de 'rellenar la bebida gratis'.