Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Beber mucha agua y hacer estiramientos, claves para evitar lesiones en las procesiones

Procesión del Cristo de la Buena Muerte en Valladolidcuatro.com

El consumo abundante de agua durante los días previos y la realización de una tabla de estiramientos variada antes de las procesiones son algunas de las claves para espectadores, costaleros y el resto de miembros cofrades de cara a evitar lesiones durante la Semana Santa.

Los miembros del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), señalan que beber gran cantidad de agua desde las jornadas anteriores a la celebración de la profesión en la que se va a participar "evitar roturas fibrilares".
Además, apuestan por que se realicen en los instantes previos a la salida del paso una serie de estiramientos que se centren en zonas como "el cuello, los brazos, las manos, las abdominales y las piernas", algo que comparte también el costalero de la Hermandad de Los Favores de Granada, Víctor Sabater, que asegura que suele estirar las piernas.
En concreto, explica a Europa Press que lo que más trabaja son los cuádriceps y los gemelos, ya que "es donde más fuerza se hace a la hora de levantar y arriar un paso". Para él, el calentamiento es "fundamental" porque, con él, se evita la posibilidad de sufrir "tirones y contracturas".
Las contracturas en el cuello son lesiones comunes en los costaleros
Sabater, que sostiene que el cometido del costalero "es un trabajo físico", indica que las procesiones suelen extenderse durante seis o siete horas, de las cuales cada miembro de una cuadrilla puede estar "entre tres y media y cuatro horas" debajo del paso. No obstante, los relevos permiten que cada uno de ellos no cargue con el peso más de una hora.
A pesar de estas recomendaciones el miembro de esta hermandad nazarí reconoce que ha sufrido lesiones durante los años que lleva participando en las procesiones. "Se me ha abierto el cuello un montón de veces, lo que puede provocar fiebre e infecciones, pero sarna con gusto no pica", expone.
Al respecto, el miembro del Grupo de Trabajo de Aparato Locomotor de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y también costalero, el doctor Pablo Panero, señala a Europa Press que este cuadro de contracturas musculares se produce "por un mal reparto de la carga". Además, explica que, por culpa de ellas, se adoptan posturas inadecuadas "que añaden sobrecargas" a la lesión original.
El experto, que advierte de que el problema se agrava si el costalero sufre lesiones previas, como "hernias de disco o algún tipo de artritis", sostiene que ante estas lesiones lo indicado es "la aplicación de calor", aunque apuesta por el frío si el costalero está afectado "por un cuadro inflamatorio". De cualquier forma, recomienda la visita al fisioterapeuta, ya que es "la persona más indicada" para tratar estos problemas.
Cuidado con los pies
Por último, el especialista en Podología de Quirón Sagrado Corazón, el doctor Claudio Domínguez, expone la importancia del buen cuidado de los pies, algo que aconseja también para las personas que no pertenecen a las cofradías o hermandades pero que asisten a las procesiones como espectadores.
Así, apuesta por un lavado exhaustivo de los pies "con jabón ácido y agua tibia", además de hidratarlos "con crema untuosa". También es importante "cortarse las uñas horizontalmente, utilizar calcetines que no aprieten y calzado de piel o de tejidos naturales", afirma.
Ya en la procesión, Domínguez manifiesta que se debe evitar estar de pie "en periodos prolongados de tiempo", aunque si no es posible basta con cambiar los apoyos. Por último, prohíbe que los asistentes a las procesiones se quiten los zapatos, algo que "puede desprender la piel de las ampollas".