Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bayer y Leica Biosystems desarrollan una prueba complementaria de diagnóstico para pacientes con cáncer

La compañía Bayer ha firmado un acuerdo con Leica Biosystems para colaborar en el desarrollo de pruebas de diagnóstico complementarias que analizan muestras de tejidos utilizando 'RNAscope' - tecnología de hibridación in situ multiplex de ácidos nucleicos- e inmunohistoquímica en pacientes con cáncer.
Aunque no se ha informado de los términos financieros del acuerdo, sí han informado de que se utilizará la experiencia de Leica Biosystems en el desarrollo de ensayos, aprobación regulatoria y comercialización de pruebas de diagnóstico complementarias basadas en la plataforma de tecnología BOND automatizada para nuevos tratamientos anticancerígenos diana desarrollados por Bayer.
"Estamos deseando trabajar con Leica Biosystems para desarrollar pruebas diagnósticas para nuestros nuevos agentes anticancerígenos", ha afirmado Andreas Busch, miembro del Comité Ejecutivo de Bayer, quien considera que "representa otro paso importante para Bayer hacia un enfoque más personalizado en la lucha contra el cáncer".
Por su parte, el vicepresidente de Pharma Partnerships de Leica Biosystems, Jonathan Roy, ha mostrado su satisfacción por este cuerdo que ayudará a expandir su cartera de pruebas de diagnóstico complementarias basadas en la tecnología BOND, "y avanzar en el diagnóstico del cáncer, en beneficio de médicos y pacientes".
Las pruebas de diagnóstico complementarias analizan la información molecular de cada paciente para guiar las decisiones de tratamiento, tanto en cáncer como en otras enfermedades. La detección precoz de marcadores tumorales específicos del paciente también ayudará a diseñar ensayos clínicos más eficientes y, en última instancia, aumentará la probabilidad general de éxito terapéutico para los pacientes que padecen cáncer.