Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Barcelona se roba un móvil cada 15 minutos

Ahora los móviles son el objetivo de los carteristas de toda la vida. Porque los móviles son caros, fáciles de robar y de colocar en el mercado. Lo más común es el robo del tirón, se lo llevan de las manos, y además ya está desbloqueado. Pero las terrazas y los bares también son un escenario fácil. Juegan con el despiste de los clientes cuando los dejan encima de las mesas. Las aglomeraciones de navidad son ideales, para este tipo de robos. En los últimos años  el robo de móviles ha crecido casi un 50 por ciento. Tampoco es una seguridad poner un código de pantalla. Lo resetean con programas informáticos y lo dejan como salido de la tienda. En Barcelona, por ejemplo, se calcula que se roban 34.000 móviles cada año.