Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona homenajea a las Víctimas del Holocausto en la instalación 'Us ofereixo els ocells'

El Ayuntamiento de Barcelona ha conmemorado el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, que se celebra el 27 de enero, con la apertura de la instalación artística 'Je vous offre les oiseaux' --'Us ofereixo els ocells', en catalán-- en la capilla de Sant Àgata del Museo de Historia de Barcelona (Muhba).
En un comunicado este jueves, el consistorio ha explicado que se trata de una propuesta artística de Marta Marín-Dòmine que muestra las tensiones entre la memoria y el paisaje, tomando como punto de referencia el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau.
Ha observado que la instalación está pensada como "un gesto de reconocimiento" a las percepciones compartidas por muchos de los supervivientes de los campos nazis: no haber visto nunca ningún pájaro sobrevolar los campos.
El comisionado de Programas de Memoria, Ricard Vinyes, ha destacado que la instalación se enmarca en la voluntad de hacer un acto de ciudad que vaya más allá de los actos institucionales, con el objetivo de que toda la ciudadanía sepa qué pasó, además de ofrecer la oportunidad a los ciudadanos de participar y realizar una ofrenda.
Marín-Dòmine ha destacado su voluntad de "ver vida" en esta experiencia que pretende ofrecer una perspectiva nueva a la conmemoración de los eventos violentos del pasado, así como la posibilidad de ofrecer, a través del arte, un canto de los pájaros a la memoria de los supervivientes, que no recuerdan haber escuchado ninguno.
ACTO DE MEMORIA
La instalación quiere demostrar que todo acto de memoria es un "intento fallido" de recuperar un hecho tal como fue vivido por sus protagonistas --víctimas y verdugos--, y toma como referencia el campo de Auschwitz-Birkenau para poner de relieve el contraste entre lo que se percibe en la cotidianidad y su distorsión en una situación de "violencia política extrema".
Birkenau fue al mismo tiempo un campo de concentración para los detenidos por razones políticas, religiosas, sexuales y sociales, y un campo de exterminio de los judíos, de los sinti y de los roma europeos, además de un extenso bosque de abedules que, más tarde, sirvió para esconder de la vista las cámaras de gas y los crematorios.
La instalación se inaugurará el 27 de enero a las 19.00 horas y, previamente, a las 18.00 horas, tendrá lugar una conferencia de la autora bajo el título 'Auschwitz-Birkenau, o la tensión entre el paisaje y la memoria', y se podrá ver en el Muhba hasta el 28 de abril.