Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Pamplona pone cuatro viviendas a disposición de las entidades que acogen a refugiados en Navarra

El pleno del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado por unanimidad una declaración para poner cuatro viviendas a disposición de las entidades acreditadas para la acogida de refugiados en Navarra.
Además, estos recursos habitacionales se ampliarán en función de las necesidades que vayan surgiendo y de los recursos municipales disponibles. Una vez empadronadas dichas personas en el municipio, el tema asistencial se les ofertará a través de los servicios sociales de base en igualdad con el resto de la ciudadanía.
La declaración aprobada recoge asimismo que el Ayuntamiento "está dispuesto a expedir una tarjeta ciudadana y tratar a todas las personas como habitantes de nuestro pueblo, con los correspondientes derechos, asegurando su acceso a los servicios que este Ayuntamiento ofrece a sus ciudadanos".
En este sentido, se indica que, en caso necesario, se daría o financiaría formación específica a los trabajadores de los servicios sociales para hacer frente a esta nueva realidad, ha informado el Consistorio en una nota.
Además de esta atención, el Ayuntamiento también quiere abrir vías para facilitar el acceso al empleo. En este sentido, se apunta el acceso al programa de Empleo Social Protegido. Y dado que para acceder a dicho empleo hay que ser perceptor de renta garantizada, el Ayuntamiento muestra su disposición a trabajar, junto al resto de ayuntamientos, con el Gobierno de Navarra para facilitar el acceso a la renta garantizada a todas las personas.
La declaración se completa con un quinto punto en el que el Ayuntamiento propone "asumir el reto de ofrecer orientación a las personas migrantes y refugiadas, propiciando junto al movimiento social espacios de reunión, colaboración y solidaridad con las personas que residen en el municipio". Así, se apunta expresamente la creación de "protocolos de acogida desde una perspectiva antirracista" marco para todos los ayuntamientos.