Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumentan los casos de violencia de género en 2013 aunque baja la criminalidad

El Ministro del Interior explica la futura Ley de Seguridad CiudadanaEFE

Las violaciones y asesinatos de mujeres a manos de sus parejas ha registrado un aumento en España durante 2013, a pesar de que la criminalidad experimentó un descenso general de un 4,3 por ciento en este periodo en comparación con el año anterior, según el balance de delitos y faltas presentado este miércoles por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

En concreto, a lo largo del año pasado se registraron en España un total de 1.298 "agresiones sexuales con penetración" lo que supone un incremento del 1,4 por ciento con respecto a 2012. Asimismo, el ministro ha admitido que en el mismo periodo se produjeron dos asesinatos más de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas en comparación con el ejercicio anterior. Sin embargo, el dato total de asesinatos en España experimentó un significativo descenso del 17 por ciento (la más baja de Europa).
"La violencia contra las mujeres en una lacra a erradicar", ha comenzado diciendo el ministro, quien --aunque ha dicho no querer justificarse-- ha recordado que en esto España "no es un oasis, sino que es una realidad presente en las sociedades. España no está sola en la violencia contra las mujeres".
Sube ek robo con fuerza en las casas
El número total de infracciones y faltas fue de 2.172.133, lo que supone un descenso de más de cuatro puntos en los que bajan todos los delitos (robos, robos con fuerza, homicidios....) excepto las violaciones y los robos con fuerza en domicilios, una modalidad que se ha convertido en la principal preocupación del Ministerio en los últimos años.
En 2013 se registraron 127.380 casos lo que supone un 0,76 por ciento más que en 2012 y pese a todo significa un descenso en el crecimiento de este delito con respecto a otros indicadores del pasado donde se llegaron a contemplar incrementos de más del 20 por ciento. El ministro ha otorgado especial importancia a los planes específicos desarrollados por la Policía y la Guardia Civil para frenar este y otros delitos.
Fernández Díaz ha destacado que "estos datos acreditan que España es un país seguro, uno de los más seguros de Europa", pese a que "la seguridad completa no existe". Según los datos de Eurostat facilitados por 15 países de la Unión Europea, España se encuentra con 46,1 infracciones penales por cada mil habitantes entres los países con menos crímenes del continente, sólo superada por Italia, Portugal y Grecia. La media en la Unión Europea se sitúa en las 62,8 infracciones por casa 1.000 habitantes.
Ceuta, la que más delitos registra y Extremadura, la que menos
Por comunidades autónomas, las que más delitos registran son Ceuta, Baleares, Madrid, Melilla y Comunidad Valenciana. Todas ellas se sitúan por encima de la media española. El ministro ha explicado que esto se debe a que son regiones con un gran número de "población flotante", en gran parte derivada del turismo. Por su parte, Asturias, Cantabria y Extremadura son las comunidades con menos infracciones y faltas.
Fernández Díaz ha destacado que la seguridad en España se percibe tanto dentro como fuera de sus fronteras como acreditan los 60 millones de turistas recibidos en 2013. En ese sentido, ha ligado la importancia de ser un país seguro para mantener el turismo, según ha dicho, una de las "fortalezas" del país.
Otra de las reflexiones del ministro ha apuntado a resaltar que el descenso en la criminalidad se produce a pesar de la conflictividad social vivida en la presente legislatura por la crisis económica. Preguntado, por tanto, qué necesidad tenía el Gobierno de hacer una nueva Ley de Seguridad Ciudadana, el ministro ha contestado que no es incompatible tener unos datos bajos de criminalidad con mejorar el marco jurídicos de la seguridad ciudadana.
Respuesta a las críticas de Europa
"No nos conformamos con mantener estos datos, sino que queremos mejorarlos. Renovarse o morir", ha dicho, la tiempo que ha admitido que de las 44.000 manifestaciones registradas en toda España, la Policía y la Guardia Civil ha tenido que hacer uso de la fuerza en menos del 1 por ciento. Así ha contestado también a otra pregunta acerca de las críticas vertidas por el Consejo de Europa acerca de un excesivo uso de la fuerza por parte de las policías españolas. "Los datos son los que son y no se los sabe el Consejo de Europa mejor que yo", ha sentenciado.
Sobre el estado de la Ley de Seguridad Ciudadana, el ministro ha explicado que ya se ha remitido a la Agencia Estatal de Protección de Datos, al Consejo Fiscal, al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y se han mantenido reuniones con diversas instituciones. Según ha dicho, el objetivo es tener en consideración todas las observaciones que puedan mejorar el texto antes de remitirlo al Consejo de Estado, último paso antes de enviarlo de nuevo al Consejo de Ministros para su aprobación definitiva como Proyecto de Ley.
Fernández Díaz también ha sido preguntado sobre si teme que en la segunda parte de la legislatura haya un aumento de la conflictividad después de los sucesos de Gamonal o la victoria en los tribunales de la denominada 'marea blanca' en contra de externalizar la gestión de los hospitales en Madrid. "El ministro del Interior, por principio, no teme nada", ha replicado el ministro, quien ha opinado que si la economía en España está mejorando "no parece razonable que hubiese más conflictividad".
En estos datos presentados este miércoles se incluyen los facilitados por las policías autonómicas (País Vasco, Cataluña y Navarra) y, por primera vez, los resultados de 71 policías locales. Fernández Díaz ha anunciado que entre las novedades de futuros estudios se incluirán también las infracciones y faltas relacionadas con actitudes racistas o xenófobas.