Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ciudadanos griegos siguen con el agua al cuello

Días después de que los ciudadanos griegos dijeran que no en el referéndum a las imposiciones de Bruselas, la vida en el país heleno sigue siendo complicada para millones de ciudadanos. Las farmacias, por ejemplo, no cuentan con 'stock' suficiente, y la gente comienza a tener miedo por lo que les pueda deparar el futuro. La situación va más allá. En algunos restaurantes los clientes ya sólo pueden pagar en efectivo porque han dejado de cobrar con tarjetas de crédito.