Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un agente dice que Porto no quería que la policía fuese a la finca de Teo

La familia de Asunta Basterra parecía una familia ideal pero no lo era. Se dieron cuenta las profesoras de músico de la niña, que estaba cansada y se quejaba de que en casa de daban alguna sustancia. Cuando todo pasó ataron cabos y denunciaron que la niña había ido a clase dopada. Hoy los agentes que han testificado en el juicio han dicho que Rosario Porto no quería que fuesen a la finca de Teo y que una vez allí dijo que necesitaba ir al baño y en realidad fue a la habitación donde hallaron una cuerda naranja similar a la hallada junto al cuerpo de la menor. Además, las pruebas toxicológicas confirmaron que había tomado Orfidal la tarde del día de su muerte. Por eso también detuvieron al padre.