Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las profesoras cuentan que la niña decía que sus padres la estaban medicando

Unos días antes de su muerte, Asunta Basterra le contó a su cuidadora de toda la vida “tenía mal sabor de boca” que había estado mala en casa de su padre. Eso es lo que ha testificado hoy la mujer que cuidaba a la niña. Sus profesoras han narrado que la niña les dijo muy enfadada que sus padres le estaban dando algún tipo de medicamento. Asunta acudió varias veces a clase somnolienta. Su padre les dijo a las profesoras que la niña estaba “drogada” por la alergia, una alergia que ha negado su madrina y su cuidadora durante 11 años.