Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La última vez que Rosario vio a Asunta con vida "decía que estaba mareada"

Los juzgados de Santiago de Compostela acogen una de las jornadas clave en el juicio por el asesinato de Asunta Basterra: la declaración de sus padres. La primera en contar su versión de los hechos ha sido Rosario Porto. La madre de la pequeña se ha mostrado dubitativa, nerviosa y en ocasiones a roto a llorar. Rosario ha repasado sus episodios de depresión, su divorcio de Alfonso y los mareos que sufría su hija. Durante el relato de lo ocurrido el día de la muerte de Asunta, Rosario afirma que la niña "decía que estaba mareada y se encontraba mal pero yo la vi bien, si no no la hubiera dejado sola". La madre de Asunta ha negado tajantemente que ella o su exmarido Alfonso le dieran a la niña orfidal, algo que se contradice con sus declaraciones previas, según el fiscal.

15.19. Le preguntan si habían remotado la convivencia con Alfonso, "a su manera", tras su ingreso hospitalario, con la condición de que ella dejara al otro. "Alfonso iba a poner de su parte y yo de la mía". Receso hasta la tarde. 
15.09. El Fiscal dide que ha incurrido en contradicciones. El fiscal pide que se incorpore al procedimiento una de las declaraciones de Porto. En esa ocasión Porto dice que la niña estaba empeñada en que su padre le daba unos polvos y, según el Fiscal, ha entrado en contradicciones porque hoy ha negado que el padre diera a la niña medicación. "Niega que la niña le dijera en septiembre que el padre le había dado unos polvos blancos y dice que si ella declaró eso se equivocaría". Después. Rosario señala que lo declararía así porque su se lo habría dicho la niña, pero que a lo mejor a su padre la niña le había dicho lo mismo de ella.
15.06. Admite que Alfonso podía tener los vestidos de ballet de la niña en su casa. "En mi vida le ha dedao orfidal a mi hija" y "Alfonso tampoco le daba orfidal a su hija". "Yo no le di orfidal a mi hija" las semanas y meses anteriores. "Si la niña hubiese tomado orfidal a mediodía, o se lo hubiera dado su padre, yo habría visto sus efectos". 
15.03. Cuando me detuvieron no tenía ni orfidal ni el otro medicamento, señala. No recuerda quien se lo llevó al calabozo mientras estaba detenida. Afirma haberse tomado el orfidal el día de la desaparición de la niña y hacerlo durante la comida en casa de Alfonso. "Generalmente llevaba y traía yo las pastillas, aunque  a veces las dejaba en su casa". No recuerda si ese día las cogió ella o se las dio Alfonso. 
14.59. Niega recordar haber visto al fiscal en su casa. Muestran fotos de medicamentos hallados en su casa. "Es posible que la niña tomara Aerius machacado, una estoy segura que sí". Niega recordar los registros la noche que apareció la niña muerta, pero si que recuerda a los abogados de oficio.
14.53. "Los Guardias se llevaron una prenda de baño". "Me preguntaron por qué había subido a Montoto y les dije que a por los bañadores, que busqué porque estaban ya guardados y se los di". Insiste en que "la ropa estaba lavada". Muestran los bañadores en unas fotografías, la habitación de Asunta, con sus libros y carpetas extendidos por el suelo y las medicinas halladas en el piso. 
14.36. Siguen mostrando pruebas al jurado. Le muestran a Rosario la bobina de cuerda de las fotos y afirma que "parece que ha engordado". Rompe de nuevo a llorar. El fiscal explica que ella dejó entrar a los Guardias Civiles a su casa de Teo. "Creo que los agente tenían pensado que viviera el juez y luego los abogados de oficio". "Yo en ese momento no le daba significado a nada", dice mientras solloza. "Creo que bajamos al piso de Santiago". "A mi me detienen el 24 en la incineración de mi hija".
14.28. Le muestran una imagen con varios pedazos de cuerda y dice que no pasaron por sus manos. "No conozco para nada esas cuerdas". Le siguen enseñando más fotos de la pista forestal con más cuerdas para comparalos con los pedazos hallados en la papelera de la casa de Teo. Rosario Porto rompe a llorar. Les enseñan las cuerdas halladas junto al cadáver de su hija e insiste en que no sabe de "donde salen esas cuerdas". "He habaldo con compañeras en la cárcel del munod rural que dicen que en Galicia se usan mucho". 
14.09. "Alfonso acompañó a la madrina a su casa y aprovechó para dar una vuelta a la manzana. Los Guardias Civiles nos dijeron que habían encontrado el cuerpo de una niña que se correspondía con el cuerpo de la niña" pero "yo no me lo podía creer". "Vino un Guadia Civil preguntando por si tenía una finca en Teo, creo que hablaron más con Alfonso". Cuenta que le pidieron ir a la finca de Teo, pero ella no quería porque seguía convencida de que la niña iba a volver a casa.
14.06 "Subimos al piso" y "vio la habitación de la niña" y "después me pidió el móvil de la niña y se lo dí". Relata que se fue el policía y que le volvío a llamar la madre de Adriana para decirle que Asunta le había escrito en el wasap que iba a hacer los deberes. Cuenta que llega la Guardia Civil a su casa de madrugada.
14.03 Niega que los funcionarios repasaran con ella lo que había hecho la niña esa tarde. Afirma que Alfonso no fue con ella y el agente a la casa. "Si recuerdo que en casa de Alfonso no se había quedado nadie, pero Alfonso se fue a su casa por si la niña había aparecido por allí. Alfonso se fue antes de que saliese yo con el agente".
14.00 Porto no recuerda los nombres de los funcionarios que les atendieron. "Un señor me acompañó a casa, pero no se cómo se llamaba". Le dijo al funcionario que había dejado a la niña "en casa haciendo los deberes". "Los funcionarios nos preguntaban si tenía novio, si se había enfadado con nosotros".  La madre insiste en que la niña no hacía nada sin hablarlo con sus padres.
13.57. "LLamé a otra amiga de la niña, Adriana, que vive muy cerca de casa". "Alfonso dijo de ir a la comisaría y yo lo secundé al momento". Puntualiza que antes de ir a la comisaría volvió a llamar a la madrin apara que se quedara en mi casa mientras íbamos a comisaría. "Vino inmediatamente". Aclara que fueron a la policía nacional y que llevaban una foto de la niña.
13.54 "Alfonso baja y la niña no está, creo que viene paa casa". La madrina de Asunta vive cerca, explica Porto, y "la llamé por si hubiera ido a su casa", pero ella no tiene noticia de la niña. "Alfonso subió a casa y empezamos a ponernos nerviosos ambos y él me dijo que había llamado a casa como a las 20 o 21 h y no había contestado nadie".
13.49. Porto dice que regresó a Santiago por "el cruce del Eroski", pero no recuerda si paró a echar gasolina. Una vez en Santiago, dice que aparcó en el garaje y que "llevaba la ropa de baños de ambas".
13.47. "Ese día no estaba muy claro si la niña iba a cenar en casa o se había ido casa de su padre y tenía prisa por llegar a casa porque me quedé sin batería", Asegura que no usó Internet esa tarde desde el móvil. Insiste en que no recuerda si antes había hecho alguna búsqueda sobre el escritor Antonio Múñoz Molina.
13:44. "Me paré unos segundo al salir de la finca para comprobar que el portalón se cerraba". Asegura que vio al vecino, Valentín, que cree que iba con su mujer. Ya desde el coche habló con él. Dice que la conversación no fue muy larga..."Iba sola" en el coche y "hablamos de la leña", ha aseguardo. Insiste que tenía prisa para ir a Declathon y no sabía si su hija había ido a cenar. "Me quedé sin batería en el móvil".
12:56. El juez ordena un receso.
12:50. "Volví a conectar la alarma cerca de las 9 cuando salí", explica. En el documento que se muestra al jurado se ve que la conectó a las 20:53. Además, el documento muestra que el martes 17 de septiembre, víspera de cuando la niña no fue a clase, alguién estuvo en la finca entre las 19:35 y las 22:40, según la conexión y desconexión de la alarma. "No se quién fue ese día a la finca, yo no", explica, "sólo tenía llaves Alfonso y no recuerdo si un vecino". Rosario afirma que esa tarde Asunta no subió a la finca. "Esa tarde la niña fue con Alfonso a comprar los libros del colegio y material escolar", explica.
12:48. Llega por tercera vez a Montouto, "hice las cosas que tenía que hacer, recogí unas frutas, vi unas cosas por la finca, abrí un poco el agua del estanque, cogí la ropa y nada más". Depués "me voy y dejo la alarma conectada".
12:46. Cuando se dirigía a la tienda "me di cuenta de que no llevaba el bolso y me dirigí a Montouto".
12:45. Después de dejar a Asunta volvió a Montouto, "abrí las ventanas y fui a comprar la pelota de pilates mientras se ventilaba".
12:42. Rosario explica que la última vez que vio a su hija viva fue al lado de su casa, en la rua República Argentina. "En ese momento la niña decía que estaba mareada y que no se encontraba bien, pero yo la vi que estaba bien si no no la hubiese dejado", explica. "Era un poco de cuento para justificar estar para arriba y para abajo porque estaba enfadada". "Si no hubiese estado en condiciones no la hubiese dejado sola".
12:41. "Ella lo que quería era volver a casa a terminar los deberes", dice, "la dejé a 50 metros de casa".
12:38. Asunta dice que quiere volver a Santiago e inmediatamente vuelven a Santiago, según explica su madre. Además Rosario recuerda que la niña no mostró interés por ir a comprar la bola de pilates.
12:37. La acusada asegura que no le dijo a Asunta que esperara un momento a que cogiera los bañadores, que era para lo que había ido a la finca.
12:34. Rosario explica que la casa de Montouto es una finca grande con piscina, estanque, etc. "Cuando llegué entré por el camino de piedras, hay un jardín con plantas, aparqué delante de la casa, salí del coche y fui a abrir la puerta de casa y desconecté la alarma", explica, "volví al coche para coger las cosas y decirle a la niña que bajase. Entonces me dice que prefiero volver a Santiago".
12:32. La acusada explica el trayecto que hizo para ir a la finca. Rosario afirma que de las dos rutas posibles fue "por el periférico pero no lo recuerdo".
12:30. Rosario cuenta que Asunta dudaba si ir con ella a la casa de Teo, "al final me dijo que se quedaba en casa, cuando fui a coger la bolsa me dijo creo que prefiero irme contigo y nos fuimos las dos para Montouto".
12:27. "Salí de casa a coger el coche al garaje de General Pardiñas, cogí el coche y cuando metí las cosas me di cuenta de que no había cogido una bolsa grande, al dar la vuelta a la manzana me paré en la puerta de mi casa, en doble fila", cuenta. 
12:23. Explica que cuando llegó a su casa la niña estaba allí, con sus deberes. "Estuve poco tiempo en casa, lo justo para ver que tenía que traer de Montouto (la finca de Teo), organizar las cosas para ir a Montouto", explica. El plan para esa tarde "era ir a la finca a coger bañadores para ir a la playa al día siguiente y ventilar la casa y aprovechar para ir a comprarle a Asunta una bola de pilates".
12:21. Rosario sale de casa de Alfonso "y voy a nuestra casa". La acusada explica que no hace falta cruzar ningún paso de peatones para ir de una casa a otra, "aseguraria que fui directamente pero es posible que fuese a mirar un escaparate en la acera de enfrente".
12:20. La niña salió antes de casa de Alfonso y "fue a nuestra casa, iba a hacer deberes y a organizar sus cosas".
12:17. "A las dos y media o tres llegué yo a comer", cuenta, "comimos un revuelto de champiñones que cocinó Alfonso". Rosario recuerda que estuvieron en casa de Alfonso hasta las cinco y pico, "la niña salió unos minutos antes que yo, en ese tiempo me quedé fumando un cigarro con él porque no me gustaba fumar delante de ella. Estuvimos hablando de planes para el domingo, pensamos ir a Vilanova porque hacía buen tiempo".
12:15. "Tuvo su clase de chino y después se quedó en casa hasta las dos, mas o menos", cuenta Rosario. "Después se fue a casa de su padre, a comer", explica.
12:14. El día 21 de septiembre Asunta durmió con Alfonso y por la mañana tenía clase de chino en casa con otra niña. "Llegó sobre las 9 de la mañana enérgica y con ganas de hacer cosas, como siempre", explica.
12:13. La madre de Asunta reconoce que Alfonso le había puesto como condición para cuidar de la niña que ella dejara a su amante.
12:11. Rosario dice que la tarde y noche del 20 de septiembre pasó todo el tiempo con una persona, fuera de Santiago, esa persona es el señor con quién tenía una relación. Durante todo ese tiempo estaba con la niña su padre. "Yo no pensaba cenar fuera pero llamé a su padre para que se encargara de ella porque no iba a cenar en casa", cuenta.
12:10. Viernes 20 (víspera de la muerte de Asunta). Ese día la niña fue a clase, Rosario no la vio al salir de clase, "no la vi hasta el día siguiente por la mañana, después de dormir en casa de su padre".
12:07. "Creo que eso de lo que se quejaba la niña que había tomado se lo dio Alfonso, pero no lo recuerdo", dice.
12:06. Afirma que la niña no se había quejado de que su padre le había dado unos polvos blancos. "Ella era muy reacia a tomar cosas, ella se quejaba de que había tomado algo y se encontraba mal al día siguiente, no de que se lo hubiera dado su padre", explica.
12:05. Rosario reconoce que las explicaciones que le dio al tutor de por qué la niña no iba a clase no eran ciertas "ella siempre quería ser responsable. Ella me recordó el incidente de la escuela de música y me pidió que dijera que había tomado algo y que me encontraba fatal", ya que unas décimas de fiebre no le parecían suficientes para no ir a clase.
12:01. Le muestran a Rosario un documento escrito por ella al tutor de la niña en el instituto Rosalía Castro. La carta fue escrita porque "la niña tenía unas décimas de fiebre y no fue a clase". Era el día 18 de septiembre.
12:00. La semana anterior de empezar el curso, que fue el 16 de septiembre, Asunta regresó a Santiago.
11:58. En septiembre, Rosario cuenta que Asunta se fue a pasar unos días a casa de Carmen, su cuidadora, en Reboredo.
11:57. Después se juntaron todos en Vilanova, "Alfonso vino con nosotras porque yo no me encontraba bien y quería que me ayudara con Asunta y la niña se vino con nosotros al piso".
11:51. En el mes de Agosto Asunta fue de vacaciones a Vilanova de Arousa a casa de su madrina. "El 16 ó 17 de agosto fuimos Alfonso y yo a Vilanova, donde mi familia tiene una casa", explica Rosario. Esas dos semana Rosario explica que no vio a la niña porque ella no se encontraba bien "pero hablé con ella todos los días".
11:48. Julio avanza y Rosario se ve obligada a volver a la consulta del psiquiatra, Ramiro Touriño. "Rosario cuenta que esta depresión le asustó mucho porque Asunta ya casi tenía 13 años y ella ya pensaba por si misma", explica, "me preocupaba mucho la sensación de desprotección de Asunta".
Los episodios de mareos de Asunta
11:45. Durante ese mes hubo otro episodio en la academia de música. El Fiscal le pregunta si cambiaron algunas clases pero Rosario no dice que no lo recuerda. Tampoco recuerda si en una de esas clases que se cambiaron en la escuela de Altos Estudios Musicales a Asunta le pasó un asunto similar al de los mareos.
11:43. Rosario cree recordar que esa pastilla era un Aerius pero no recuerda quién se lo dio, "se lo debió de dar Alfonso porque esa noche durmió con él".
11:38. "Le dije a Alfonso que cómo había dejado así a la niña", cuenta, "ella lo único que quería era descansar y dormir". Rosario explica que cree recordar que habían hablado de darle un antihistamínico a la niña antes de ese episodio de mareos, por iniciativa propia, una pastilla. Pero no recuerda quién se lo dio.
11:36. Rosario cuenta que la profesora le explicó que la niña estaba mareada, que no coordinaba y que Alfonso le había dicho la profesora que "la niña estaba un poco drogada".
11:35. El 9 de julio en la escuela de música la niña no se encontraba bien, "ese día había dormido con Alfonso y me contó que estaba algo mareada y quedamos en que la fuese a recoger yo y me preocupé porque estaba un poco mareada.
11:32. Después de esto la niña se fue de vacaciones a la playa con una amiga, la tarde del 5 de julio, pero fue Alfonso la que llevó a la niña y esa familia no le vio el ojo morado.
11:28. "Yo pensaba que habían entrado a casa a robar y que pensaban que la casa estaba vacía", dice. "Ese mismo día por la mañana hablé con Alfonso y lo medité mucho porque Asunta era un niña miedosa pero yo no quería que ella pensara que en su casa no podía estar protegida y fui a la policía pero no llegué a poner una denuncia", cuenta. "Mi experiencia me dice que no sirve para nada", afirma, "para mi era más importante la estabilidad emocional de mi hija que poner una denuncia que a ella le pudiese traumatizar".
11:27. Rosario dice que por la complexión tenía que ser un varón. "En el forcejeo me dejó un moratón en la cara", dice, "me tiré encima de él y me lanzó hacia atrás".
11:25. Después de ese episodio "creí llamar a Alfonso". "Él siempre me dijo que si necesitaba algo le llamara", cuenta, "pero el teléfono estaba apagado". "Al día siguiente me di cuenta de que me había llamado a mi móvil".
11:20. Rosario recuerda que la noche del 4 al 5 de julio de 2013 "se quedaron las llaves de la niña puestas en la puerta. Estábamos en casa y como a las 3:30 o 4 de la mañana oí gritar a la niña. A ella le gustaba dormir con una luz encendida, fui corriendo a su habitación y había alguien en casa metido, estaba cogiendo a la niña por la cintura o el cuello y yo salté encima de esa persona. Me tiró hacia atrás, me golpee con el marco de la puerta y esa persona se fue". 
"Tomaba algún orfidal suelto porque no podía dormir"
11:19. Antes de que le recetaran el orfidal Rosario cree que la medicación, que necesita receta, se la compraba Alfonso.
11:16. A finales de julio de 2013 el doctor Ramiro Touriño pautó la toma de orfidal, antes se tomaba alguno suelto.
11:15. En julio de 2013 tomaba medicación, "no me acuerdo del nombre y algún orfidal suelto porque no podía dormir".
11:12. Durante ese tiempo hacían vida común aunque cada uno vivía en su piso y Alfonso cocinaba para ellas, "siempre se le dio mejor que a mi". Algunas noches Asunta iba a dormir a casa de su padre, aunque allí no tenía ropa ni sus cosas.
11:09. Rosario cuenta que a partir de ahí llegó a un acuerdo con Alfonso: él le ayudaría con todas las cosas. La madre de Asunta reconoce que se encontraba mal, se encontraba en una situación de depresión y contar con Alfonso era un alivio, "sobre todo por Asunta".
11:05. Del 26 de junio al 1 de julio de 2013, Rosario Porto estuvo ingresada. Rosario cuenta que durante este ingreso hubo un acercamiento con Alfonso, "se quedó en varias ocasiones conmigo". A partir de la fecha del alta comenzó una relación más a diario.
11:00. "Asunta tenía un CEI superior al normal", explica, "pero sus altas capacidades afortunadamente no eran de las más altas". La madre de Asunta explica que ser adoptada y con rasgos distintos ya le hacían ser diferente a los niños de su edad y las altas capacidades "mal tratadas pueden ir en prejuicio de la persona". "Esto me consumía energía, pero me encantaba", dice, "hay que estar preparado para que tu hija con 11 años te diga que Obama no merecía el Nobel de la Paz".
Asunta, "una niña de altas capacidades"
10:58. "Era una niña de altas capacidades", explica, "en cuarto o quinto de primaria me recomendaron que hiciera un estudio del coeficiente intelectual de la niña".
10:56. Además iba a clases de violín y ballet, "ella me lo pedía". "No escatimaba en gastos para la educación de mi hija", dice, "potenciábamossus actitudes porque ella era brillante".
10:54. Rosario explica que su hija era una niña espabilada que estaba aprendiendo francés, inglés, alemán y chino.
10:51. Asunta padecía "rinitis alérgicas estacionales desde los 9 ó 10 años".
10:48. Su pediatra habitual era una amiga de la familia, explica Rosario, vecina de sus padres, Isabel Martínez.
10:47. Rosario explica que la salud de Asunta era buena "salvo algún problema de garganta y oídos".
10:46. "Asunta fue adoptada y muy querida", dice.
10:45. "Alfonso tenía acceso a la niña siempre que quisiera y no interfiriera en la rutina de la niña", explica Rosario, "el quería estar con su hija y yo no quería que Asunta se resintiese de los problemas que traen los divorcios". "Mi única preocupación fuel el bienestar de Asunta, desde que llegó a mi vida era mi única preocupación".
10:44. Cuando regresó a Santiago se alquiló un piso, "a la vuelta de la esquina de mi casa".
10:42. Entre la ruptura y el ingreso en el hospital el se va de Santiago y le prestó dinero para que se organizara los primeros días de separación.
10:38. Rosario cuenta que dejó de ejercer antes de que muriera su padre, abogado de prestigio en Santiago.
10:37. En el momento de la ruptura "se le había terminado un contrato que tenía y estaba tratando de renovar un programa de radio que tenía". Rosario reconoce que no le contó que le habían echado de la revista en la que trabajaba, "supongo que para no preocuparme".
10:35. La acusada cuenta de que vivían del trabajo de los dos, "de el de él cuando trabajaba aunque en ocasiones estuvo en situación de desempleo".
Divorcio, en febrero de 2013
10:33. Rosario confirma que la sentencia de divorcio de febrero de 2013 recoge un régimen de visitas alternos para el padre porque "era un padre maravilloso y a su hija le daba lo mejor, aunque a veces fuera de forma equivocada".
10:32. ¿Alfonso la ha pegado en alguna ocasión? Ante esta pregunta Rosario se pone muy nerviosa, duda, pero no quiere responder.
10:31. ¿Se puso cómo un energúmeno?, si responde Rosario. Recuerda que dio un golpe en la puerta y le dio miedo y se fue de casa la noche que rompieron.
10:30. El Fiscal insiste en si es consciente de que Alfonso reunió pruebas de que estaba siéndole infiel, pero Rosario no sabe responder.
10:29. Cuenta que Alfonso se enteró de que ella tenía un amante.
10:27. La acusada cuenta que su ruptura fue "como todas, difícil, hacía tiempo que la relación no funcionaba". "La separación fue pacífica pero al principio él no reaccionó bien", responde ante la pregunta del fiscal sobre si Alfonso se mostró violento.
10:25. Rosario explica que a finales de junio de 2013 tuvo un brote y tuvo que ingresar.
10:21. Rosario se muestra confusa ante las primeras preguntas del Fiscal, "no tengo recuerdo, disculpe".
10:22. "No me encuentro muy bien, llevo más de dos años medicada por depresión, me está pasando factura el tratamiento", responde llorosa.
10:23. Entre enero y junio de 2013 explica como le afecta a su salud el lupus. "Desde los 23 años no puedo tomar el sol, no debo beber, fumar, debo cuidarme", cuenta, "fui aprendiendo que la medicina preventiva me daba mejor resultado que la sintomática, en lugar de esperar los brotes o las depresiones".
10:20. Comienza el interrogatorio a Rosario Porto por parte del ministerio Fiscal.