Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa de Porto cree que se "presionó" a un testigo para cambiar su versión

Rosario Porto, madre de Asunta BasterraEfe

El abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha asegurado este martes que detrás de la investigación por el caso de la muerte de Asunta Basterra hay una "mano negra" que "presionó" al testigo que dijo haberla visto caminando por Santiago la tarde de su desaparición, el pasado 21 de septiembre, para modificar su declaración y que "encajase con las diligencias".

Así lo ha explicado Aranguren ante los juzgados de Santiago tras asistir a la declaración de tres policías nacionales en calidad de testigos, dos de ellos los agentes que hablaron con el hombre que dijo haber visto a la niña aquella tarde. Para el letrado, los policías han cambiado este martes su versión y no han confirmado que el testigo dijese haberla visto "sin ningún género de dudas".
Este martes estaban llamados a declarar los dos policías que realizaron el informe con la declaración del hombre que aseguró haber visto a Asunta sobre las 19.20 horas del día de su desaparición caminando sola cerca de la casa de su madre, ubicada en el centro de Santiago de Compostela. Según Aranguren, en el documento se recoge que el testigo afirmó haber reconocido a la niña "sin ningún género de dudas".
Durante su declaración, el agente que redactó el documento ha asegurado que plasmó la información "literalmente" como "se la dio su compañero". Sin embargo, ha explicado Aranguren, el policía que habló con el testigo "dice ahora que no fue exactamente así, sino que esa persona le dijo que vio a una niña china que podía haber sido" Asunta.
"Yo creo que hay una mano negra, algo por detrás, que está haciendo que se modifiquen declaraciones en un asunto tan importante, en detalles tan relevantes", ha sentenciado Aranguren, quien ha señalado que esto se produce porque algunos datos "no encajan en la versión" de los investigadores, que creen que la menor no habría regresado de la finca de Montouto, donde habría muerto.
"Todo aquello que se desvía del juicio apriorístico por parte de los investigadores es objeto de cuestión, aunque sea a base de presionar o de hacer indicaciones de mando a mando superior para que se cambien declaraciones", ha sentenciado Aranguren.
En esta línea, el letrado ha asegurado "con toda claridad" que se "presionó" al testigo para cambiar su declaración y afirmar que no estaba seguro de que la niña que vio fuese Asunta. "Y ahora los policías dicen también que él dijo otra cosa", ha criticado, al tiempo que ha cargado contra una investigación "mal empezada". "Se nos está tomando un poco el pelo, hay cosas que no tienen una explicación lógica ni razonable", ha denunciado Gutiérrez Aranguren, "cada uno cuenta la historia como le dijeron que tenía que contarla".
Porto estaba "durmiendo"
Durante la sesión de este martes ha declarado también el policía que estuvo con Rosario Porto y Alfonso Basterra desde que pusieron la denuncia por desaparición, sobre las 22.30 horas del 21 de septiembre y hasta pasada la medianoche, según ha aclarado Aranguren. De esta declaración, los abogados que representan a la acusación particular de la Asociación Clara Campoamor han destacado el comportamiento "sorprendente" de la madre de la menor.
"El policía, que regresó para comunicarles que había aparecido la niña, ha dicho ante el juez que, cuando llegó a decirles que había fallecido, su madre estaba durmiendo. Sorprende profundamente en una madre que ha perdido a una hija y que supuestamente está tan nerviosa y preocupada", han sentenciado los letrados
Para los abogados de la acusación particular, las declaraciones de este martes "no han aportado nada nuevo" y los policías "se ratifican" en lo dicho anteriormente. De hecho, consideran que no se han producido contradicciones entre las declaraciones, dado que el propio testigo que creyó ver a Asunta en Santiago ha "aclarado" que vio "a una niña china" en sesiones posteriores.
"No nos consta que haya otra versión", han explicado los letrados, que han visto las declaraciones de los agentes "absolutamente claras y concretas", así como "muy firmes". "Eso está totalmente aclarado", han sentenciado.