Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montserrat y Triana desvelaron las claves del asesinato en una discusión ante la policía

Monserrat y Triana se vieron al día siguiente de ser detenidas. Fue la madre quien solicitó el encuentro a la policía tras manifestar su preocupación por su hija. Al verse se abrazaron y según los agentes que presenciaron la escena, Monserrat dijo a su hija "que no se preocupara que la iba a exculpar, que iba a declarar que había sido ella y se iba a ir a su casa". Después preguntó a los policías cuando tendrían que declarar. Estos contestaron que lo harían cuando apareciese el arma con la que fue asesinada Isabel Carrasco. Montserrat les indicó que no buscaran en el río porque "la tenía una persona que no podía decir quién es". Entonces ambas mujeres comenzaron a discutir ante los agentes atónitos y Triana riñó a su madre "Mamá, no se te ocurra decir quién la tiene" y añadió entre dientes que "es policía local" A la media hora, el revólver con el que se cometió el asesinato apareció efectivamente en el bolso de un agente de la policía local, el de Raquel Gago, amiga de Triana que también fue detenida.