Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arzobispo Toledo echa en falta más diálogo de padres a hijos: "La vida se ha complicado, pero lo primero es lo primero"

También reconoce que los educadores católicos tienen su parte de responsabilidad en la educación de los niños
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha manifestado que echa en falta más diálogo y tiempo del que dedican los padres a sus hijos, asegurando que aunque "la vida se ha complicado mucho, lo primero es lo primero".
Así lo ha expresado en su escrito semanal, recogido por Europa Press, donde también reconoce la parte de responsabilidad que puedan tener los educadores católicos en la educación de los niños, pues según afirma el primado toledano, puede que no estén "haciendo bien".
"¿Es exagerado decir que hoy en la mayoría de las familias toledanas hay grandes deficiencias educativas? Algo exagerado sí es, pero esas deficiencias se dan, pues la educación de los hijos requiere convivencia intensa en un clima de comunicación y confianza entre los cónyuges. Algo que falta por desgracia", ha expresado el arzobispo de Toledo.
En la misma línea, ha manifestado que "también se nota el que los padres estén poco con los hijos y hablen poco con ellos", planteándose que "sería interesante comprobar cuánto tiempo cada día pasan los padres con sus hijos, hablando con tranquilidad con ellos".
RESPONSABILIDAD DE LOS EDUCADORES
No obstante, ha cuestionado la responsabilidad que tienen en esta situación "los colegios o los educadores católicos en colegios y en parroquias", a lo que ha resuelto que, si se ha ofrecido "una versión blanda y desvirtuada del Evangelio, de Jesucristo y de la vida cristiana, sin esfuerzo, sin ofrecerles virtudes concretas e ideales de santidad y de cierto heroísmo, no hemos hecho bien ni estamos haciendo bien".
"Un buen colegio es un buen colegio en todo, no solo en avances pedagógicos: ahí están también una buena educación eficiente en el campo de los afectos, de las relaciones personales, que afronte lo malo que tiene una actitud permisiva y condescendiente en todo lo referente a la sexualidad. Vean los padres qué colegios pueden escoger, o, también intervengan en las AMPAS para que no valga todo", ha aseverado Rodríguez.
El arzobispo de Toledo ha hecho esta reflexión con motivo de la fiesta de Santo Tomás de Aquino, "uno de los más grandes maestros de la fe católica, que, en su docencia, atendía con solicitud a sus alumnos tras impartir sus clases", de quien ha destacado que "le importaba educar a la persona y no sólo enseñar cosas o materias".
A juicio del primado toledano, "educar es el arte de trasmitir a los demás lo mejor que uno ha adquirido a lo largo de la vida, con el estudio y la meditación, con la experiencia de los acontecimientos vividos y la relación con otros seres humanos", pero ha afirmado, que este traspaso de la realidad espiritual a la siguiente generación "se ha hecho cada día más difícil".
"Existen deficiencias, que comienzan en la familia, crecen en la escuela, se amplían después en la vida social y habría que añadir, se consolidan con las debilidades y las omisiones en la educación religiosa", ha afirmado, añadiendo que se "deja a los jóvenes en tantas ocasiones a merced de sus tendencias más instintivas y no se les presenta ningún ideal de vida", algo que "conduce muchas veces a que estos hijos sufran manipulaciones ideológicas y comerciales, totalmente consumistas".