Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Apuntar a los niños a algún deporte y hacerles que jueguen al aire libre puede evitar la aparición de obesidad

Apuntar a los niños a algún deporte y hacerles que jueguen al aire libre, son algunos de los consejos aportados por la especialista en Endocrinología Pediátrica del Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid, Carmen Temboury, para evitar la aparición de la obesidad.
"En las últimas décadas nuestro estilo de vida se ha vuelto sedentario; los niños no juegan ni tienen actividades al aire libre de forma frecuente, ven la televisión en exceso o juegan con el ordenador. A ello se suma la alimentación, de alta densidad energética, con gran cantidad de azúcares y poca fruta y verdura", ha señalado.
Por ello, además, ha destacado la importancia de que el azúcar, los zumos envasados, refrescos, dulces, helados, galletas o bollería se reserven para algunas fiestas ocasionales; y que las frutas, verduras, legumbres o fibras vegetales sean la base de la dieta.
Del mismo modo, la experta ha recordado que la educación para la salud de los familiares es esencial, puesto que ellos son los primeros que han de tomar conciencia y ejercer como ejemplo para sus hijos. "La obesidad de los padres aumenta el riesgo de obesidad en el niño y la mayoría de los niños obesos serán adultos obesos. Nuestra labor, desde el ámbito sanitario, es lograr que los adultos tomen conciencia de la importancia de esta problemática", ha apostillado.
Y es que, la obesidad es una enfermedad crónica y supone un importante factor de riesgo para el desarrollo de otras enfermedades con elevada morbi-mortalidad en la edad adulta. Algunos ejemplos de ello son la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico, la dislipemia, esteatosis hepática, alto riesgo cardiovascular, daño cerebral o enfermedad coronaria. A ello se suman otras patologías de tipo respiratorio, como la apnea obstructiva o el asma, problemas reproductivos, problemas ortopédicos e incluso problemas psicológicos.
"En el caso de la población infantil es fundamental reforzar la autoestima del niño y nunca culpabilizarlo", ha señalado la especialista, para advertir, además, del riesgo de aislamiento y problemas de adaptación escolar que pueden sufrir.