Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio Ortiz, 24 horas vigilado y aislado

En este furgón llegaba Antonio Ortiz en la medianoche de ayer a la cárcel de Soto del Real. La única que cuenta con un módulo de aislamiento. Aquí ha pasado su primera noche el presunto pederasta, recluido en una celda individual, con régimen especial y apartado del resto de presos para garantizar su integridad física porque Instituciones Penitenciarias lo ha inscrito dentro del registro de presos especiales. La jueza, Maria Antonia de Torres ordenó su ingreso en prisión provisional y sin fianza, después de que el detenido se negara a declarar. Poco antes de las 8 de la tarde salía de la Jefatura de Policía rumbo a los juzgados de Plaza de Castilla escondido dentro de un coche, custodiado por agentes encapuchados. Casi 4 horas de interrogatorio, en las que el detenido se mostró tranquilo su detención el pasado miércoles se ha mantenido firme, negándose a reconocer los múltiples delitos de los que se le acusa: 5 agresiones sexuales, 5 detenciones ilegales, 3 tentativas, un allanamiento de morada y dos intentos de homicidio. Igual de firme se mantuvo ante la policía, el pasado jueves durante las 14 horas del registro en la casa donde supuestamente llevo a dos de las 5 víctimas. Apenas se alteró pese a las numerosas e importantes pruebas encontradas. Este lunes será el momento en el que las víctimas y presunto agresor se vuelvan a ver porque las menores tendrán que acudir a una rueda de reconocimiento.