Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las víctimas apelan al juez para que "por favor" no les defraude "como tantos otros"

Aniversario de la tragedia ferroviaria de AngroisEFE

Más de un centenar de personas, entre las que se encuentran familiares y víctimas del Alvia que descarrilló el 24 de julio de 2013, han marchado a gritos de "justicia" en una movilización que les ha llevado hasta el lugar del siniestro tras asistir a una misa en la Colegiata de Sar, en la capital gallega. Durante la protesta han apelado directamente al juez que en la actualidad instruye la causa y le han pedido que "por favor" no les "defraude".

"Por favor, no nos defraude, no haga como tantos otros", han suplicado, durante el acto íntimo de homenaje a los fallecidos que han celebrado este viernes junto a la curva de A Grandeira, donde descarriló el tren Alvia el 24 de julio de 2013.
Poesía, música y una ofrenda floral han centrado un homenaje que ha estado marcado por el tono crítico de los discursos de los afectados, que denuncian que "cada vez es más patente la cadena de errores y chapuzas" que originó el siniestro, pero que "el aparato del Estado sigue intentando ocultar".
La jornada conmemorativa del segundo aniversario comenzó en la plaza del Obradoiro, a las 11,00 horas, donde perjudicados por el siniestro y familiares se concentraron para exigir, una vez más, la apertura de una comisión de investigación para dilucidar las causas del accidente, que ocasionó 79 muertes ese día y más de un centenar de heridos.
A continuación, a las 18,00 horas, una misa en la Colegiata de Sar ha servido para recordar a los fallecidos. "Estoy convencido de que el Apóstol ha intercedido por los difuntos", ha manifestado el cura durante la homilía, en la que también ha llamado a "ponerse en la piel de quien sufre el dolor de perder a un esposo o a una esposa, a un hijo o a una hija", de forma violenta y por causas "imprevistas".
Tres cuartos de hora más tarde, y bajo un cielo con nubes y claros pero que fue descubriéndose, tras la lluvia caída durante la mañana, las víctimas partieron tras la misma pancarta, en la que reivindican "verdad, justicia y responsabilidades políticas", en marcha hasta el lugar de los hechos.
Fueron casi dos kilómetros atravesando el compostelano barrio de Sar hasta Angrois acompañados por el incesante grito de "justicia, justicia, justicia" y por otros todavía más llenos de rabia, como los que tildaron de "sinvergüenzas" a PP y PSOE y los que acusaron de "engaño" a la ministra de Fomento, Ana Pastor, y al de Justicia, Rafael Catalá.
"Sobran las medallas"
Ya en Angrois, los vecinos de este barrio santiagués recibieron a las víctimas con aplausos y un escenario preparado en el 'campo da festa', donde hace dos años cayó uno de los vagones del tren siniestrado, tras impactar contra el muro de hormigón.
En este lugar, el periodista Ramón Castro ha ejercido de presentador y comenzó relatando lo sucedido aquella víspera del Día de Galicia de hace dos años, antes de subrayar el "respeto" con el que este viernes se celebraba este homenaje.
El primero en intervenir ha sido Rafael Taibo, que ya lo hiciera en el primer aniversario, en 2014. En esta ocasión, ha leído poemas de Shakespeare, Calderón de la Barca y Celso Emilio Ferreiro, acompañado por la música de violonchelo de
"Sobran las medallas y hacen falta la verdad, la justicia y el respeto debido al ser humano", ha comenzado diciendo, frase que fue recibida con una ovación por parte del público asistente, entre el que se mezclaban víctimas, familiares de estas y los vecinos de Angrois, algunos en las sillas habilitadas para el acto y la gran mayoría de pie, llenando la explanada con vistas a las vías del tren.
Cambiar la "rabia" por "ánimo y fuerza"
A continuación, el presidente de la asociación de vecinos de este barrio de la capital gallega, Anxo Puga, ha mostrado su cariño a las víctimas y, pese a constatar que en su "peregrinaje" llegan a Angrois con mochilas cargadas de "rabia, dolor e impotencia", ante preguntas sin respuesta, les ha animado a llevaros de Galicia "ánimo y fuerza para continuar". "Para continuar el camino de la vida con decisión y frente a los obstáculos que se os interpongan", ha incidido.
Lionel, un joven francés que trabajaba en el ámbito de la seguridad ferroviaria, ha acudido movido por su propia historia, ya que él mismo sufrió un accidente y ha reconocido sentarse "tocado" por lo ocurrido en Santiago. Por ello, ha aportado 80 rosas blancas y ha querido tomar la palabra para demandar al rey Felipe VI que toda la red de ferrocarril española incorpore el sistema europeo de frenado.
"Mala gente"
El siguiente discurso, el de uno de los portavoces de la Plataforma Víctimas Alvia 04155, Javier García Municio, ha sido uno de los más extensos y emotivos, pero cargado de reproches a los dirigentes políticos y a los responsables de las empresas públicas Renfe y Adif, a los que ha señalado como "causantes de todo" y ha afeado "no haber pedido perdón".
Municio se ha servido de Antonio Machado para hacer una enumeración de lo que las víctimas consideran "mala gente" y "buena gente". Del lado de los primeros, ha citado en primer lugar al maquinista Francisco Garzón Amo, por su "imprudencia", y al interventor Antonio Martín Marugán que realizó la llamada por la que este conducía despistado.
Pero, tras estos, en su listado han figurado desde los directores de seguridad de Renfe y Adif Antonio Lanchares y Andrés Cortabitarte, respectivamente; hasta el actual ministro de Justicia, Rafael Catalá; la de Fomento, Ana Pastor; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el exministro y eurodiputado del PSOE José Blanco y el fiscal del caso, Antonio Roma, al que ha acusado de "adherirse sistemáticamente" a los recursos de Abogacía del Estado.
"De toda esta mala gente, a la que le ofende nuestra búsqueda de la verdad, queremos olvidarnos, y que la justicia y sus conciencias les pidan cuentas", ha exclamado, entre gritos de "¡culpables!" por parte del público.
Así, a renglón seguido, Javier García Municio ha abogado por "centrarse en la buena gente": los que les atendieron en las labores de rescate y auxilio, los que "más arriesgaron" --por los vecinos--, el primer juez instructor Luis Aláez, la asociación Apafas --presente en el acto--, los medios de comunicación que les dan voz, los autores del documental 'Angrois no esquecemento' y el del bosque del recuerdo en el Pazo de Faramello, entre otros.
Junto a ellos, este afectado, que perdió a su hijo, ha animado a los asistentes a seguir como ejemplo a las víctimas del accidente de metro de Valencia y continuar luchando contra la "catarata de irregularidades y chapuzas que el estado está tratando de esconder".
Tras él, otra integrante de la plataforma, Marité Fernández, difícilmente ha podido leer su intervención debido a que le embargaba la emoción, pero ha censurado igualmente la "cadena de chapuzas" y a aquellos que tratan de "tapar conciencias" y "humillan" y "atacan" a las víctimas. "Aquel día quebró nuestras existencias", ha recordado.
Así, casi llegadas las 20,40 horas, un grupo de niños y vecinos de Angrois han procedido a realizar la ofrenda de 82 flores blancas bendecidas por el párroco de Sar. Las han colocado bajo el crucero en homenaje a los que ya no están en el mismo momento en el que un Alvia atravesaba la curva de A Grandeira, la misma que el 24 de julio de 2013 ese tren no logró superar.