Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre Ángel destaca que monseñor Javier Echevarría pedía "amarse" unos a otros en una misa funeral en San Antón

El fundador y presidente de Mensajeros de la Paz, el padre Ángel García, ha oficiado este martes por la noche una misa de funeral por el eterno descanso del prelado del Opus Dei monseñor Javier Echevarría, fallecido el pasado 12 de diciembre en Roma, y ha destacado su "máxima" de "amarse" unos a otros.
"Estuve con él el 19 de noviembre pasado en Roma y me dijo: 'Que os améis, que os queráis mucho'. Era esa quizá su máxima y es la misma que desde esta Iglesia de san Antón queremos seguir", ha subrayado el padre Ángel.
Además, ha pedido a monseñor Echevarría su aliento para seguir sacando adelante el trabajo diario. "Que nos siga enseñando ese Evangelio, nos siga enseñando ese mensaje precioso en este belén plantado en el centro de Madrid, que es la iglesia de san Antón", ha añadido.
El padre Ángel también ha recordado su primer encuentro en 1964 con el fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá, en Pamplona, poco después de su ordenación sacerdotal. "Me cogió las manos y me las besó. Me dijo: A un recién ordenado se le besa las manos y se le pide la bendición. Aquello quedó muy grabado en mi corazón y en mi alma", ha afirmado.
El funeral de San Antón fue concelebrado por cinco sacerdotes, entre los que se encontraba el vicario de la Prelatura en Madrid Oeste, Pedro Álvarez de Toledo que destacó "cómo el Papa Francisco celebró su 80 cumpleaños con ocho personas sin hogar".
En este sentido, citó unas palabras de Javier Echevarría en una carta del 1 de diciembre: "No dejéis de acordaros en estos días de la gente sola o que pasa necesidades, y a quienes podemos ayudar de un modo u otro, conscientes de que los primeros beneficiados somos nosotros mismos. Procurad contagiar esta solicitud tan cristiana a parientes, amigos, vecinos, colegas".