Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía alemana registra la vivienda del copiloto del avión de Germanwings

La policía registra la casa en la que residía el copiloto Andreas LubitzReuters

La Policía alemana ha comenzado una serie de registros para investigar al copiloto de avión de Germanwings que el pasado martes se estrelló en los Alpes franceses. Los registros, que se desarrollan en varias ciudades, incluyen también la vivienda familiar de Andreas Lubitz.

Un portavoz de la Fiscalía, Christoph Kumpa, ha confirmado el inicio de estas operaciones, que siguen abiertas. Kumpa no ha querido dar detalles y ha apuntado que llevará un tiempo extraer conclusiones de estos registros.

Miembros de las fuerzas de seguridad han salido con cajas de la vivienda de Lubitz, según algunos medios de comunicación desplazados junto a la casa.

La localidad natal del copiloto, Montabaur, de 12.000 habitantes, está conmocionada este jueves tras la noticia revelada por el fiscal de Marsella, Brice Robin, de que Lubitz habría estrellado de forma deliberada el avión. El ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziere, ha asegurado que Lubitz no tenía ninguna relación conocida con grupos terroristas.
Andreas Lubitz era padre de dos hijosy volaba desde hace unos diez años con Lufthansa y Germanwings, compañías con las que se había entrenado en el centro de formación que ambas tienen en Bremen, al norte del país.

Desde la aerolínea han defendido en todo momento la competencia del piloto, asegurando que contaba con más de diez años de experiencia en la empresa y más de 6.000 horas de vuelo a los mandos de este modelo de avión Airbus A320.

Fuentes periodísticas han recogido testimonios de antiguos compañeros del copiloto que han asegurado  que Lubitz estaba "muy experimentado" y "era uno de los mejores". Su compañero, ya jubilado, se ha mostrado seguro de que el piloto habría hecho "todo lo que pudiera" por salvar a los pasajeros, destacando el buen humor que siempre tenía y que era un padre "muy bueno" de sus dos hijos.