Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Pastor afirma que trabajar por la plena inclusión de personas con Síndrome de Down es perfeccionar la democracia

Mejor acceso a la educación secundaria y más autonomía, retos del III Plan de Acción para personas con síndrome de Down
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha asegurado este miércoles 7 de junio que el hecho de que toda la sociedad trabaje por la inclusión de las personas con Síndrome de Down es perfeccionar la democracia, durante su participación en la presentación del III Plan de Acción para el colectivo. A su juicio, la guía da las pautas necesarias para ello
Un mejor acceso a la educación secundaria, una mayor autonomía y mayores oportunidades para las relaciones sociales, son algunos de los retos para las personas con síndrome de Down que se recogen en el documento que ha presentado Down España, junto con Intersocial y Fundación ONCE.
Del informe, Pastor ha destacado las recomendaciones que desde Down España se realizan siguiendo el ciclo vital de una persona con esta discapacidad, ahondando en su acceso a la educación, su formación, las ayudas para tener una vivienda independiente o su derecho a tomar el control de asuntos legales o económicos propios.
Todos ellos son 'retos', según ha explicado el director de Intersocial, Agustín Huete, que deben afrontarse, por parte de las familias con "anticipación", aunque en algunos casos pueda "abrumar". "Lo importante es que estén preparados para darles el apoyo necesario cuando llegue ese momento", ha indicado.
CAMBIOS EN UNA LEGISLACIÓN DEL S.XIX
Huete ha señalado que hay algunas medidas que se incluyen en el Plan que son intenciones a largo plazo, pero también ha llamado a los políticos para que comiencen a trabajar en temas que sí pueden comenzar a ponerse en marcha, como una mayor ayuda para el acceso de personas con síndrome de Down a la educación Secundaria, algo que, según ha apuntado, "favorece su acceso al mercado de trabajo y puede ser determinante a la hora de alcanzar otros retos sociales".
En este sentido, el presidente de Down España, Fabián Cámara, ha pedido cambios en una legislación que, según ha denunciado, en el caso de la discapacidad aún conserva normas que vienen de los siglos XVII o XIX.
"No podemos matar civilmente a una persona y que no pueda tener ni tarjetas de crédito o firmar un contrato de trabajo" ha señalado Cámara, que también llama a apoyar a "los empresarios valientes" que deciden contratar a personas con discapacidad intelectual.
QUIEREN SER ESCUCHADOS
El presidente de Down España ha defendido la capacidad de las personas con trisomía 21 para trabajar y, como ejemplo, en el acto ha participado Silvia Parada, una joven de 32 años con síndrome de Down que actualmente está empleada en una panadería. Según ha explicado, tras estudiar hasta 4º de ESO continuó formándose con cursos "de auxiliar administrativo, ayudante de cocina y barman", pero lo que realmente quiere ser es periodista.
"Soy una chica con inquietudes y ganas de tener una vida plena", ha declarado, para exigir más apoyos desde el ámbito político y de la sociedad, más trabajos en empresas de empleo ordinario, "una vivienda independiente y más protagonismo en la toma de decisiones.
El director general de la Fundación ONCE, José Luis Martínez, también ha reclamado el "derecho al voto" y a "que puedan decidir en las urnas la sociedad que quieren para el futuro".
Esta petición ha sido recogida por el presidente de la Comisión para las Políticas Integrales de Discapacidad del Congreso, el diputado de PDeCAT Carles Campuzano, quien ha llamado a "garantizar" el derecho a ser feliz de las personas con síndrome de Down y a que elijan su camino para ser felices.