Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iggy Pop y el Dalai Lama, ‘torturados’ en una campaña de Amnistía Internacional

Campaña internacional de Amnistía InternacionalAmnistía Internacional

Amnistía Internacional ha utilizado los rostros golpeados, magullados e hinchados de conocidas figuras en su última campaña contra la tortura, incluida una imagen de Iggy Pop con la frase: "El futuro del rock and roll es Justin Bieber".

El cantante está acompañado por el Dalai Lama, que se muestra con un rostro maltratado y una cita poco probable: "Un hombre que no tiene un reloj Rolex a los 50 años de edad no ha logrado nada en su vida."  Ambas imágenes están encabezadas con el lema "tortura a un hombre y él no te dirá nada" para poner de relieve tanto la inhumanidad como la ineficacia de la tortura como método de obtención de información informa The Independent.
"Los Gobiernos sostienen que con la tortura y los malos tratos obtienen información valiosa", señala Philippe Hensmans, director de la sección belga francófona de Amnistía Internacional. "Pero la historia ha demostrado que las personas torturadas están dispuestos a decir cualquier cosa para que el dolor pare - toda la verdad, sólo una parte o su opuesto", añade.
"No puedes imaginar a Iggy Pop diciendo que Justin Bieber es el futuro del rock and roll", agrega. "Para nosotros ha sido una forma peculiar, pero no descuidada, de atraer la atención del público a esta trágica realidad, que sucede a menudo en el mayor secreto."
Amnistía ha incrementado recientemente su campaña ‘Stop Torture’, lanzada en mayo, para acabar con la práctica de la tortura. Antes de su lanzamiento, Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, denunció las dos caras de los gobiernos respecto a la tortura: la ley lo prohíbe, pero facilita su práctica". Y añade que "la tortura está floreciendo en muchas partes del mundo. A medida que más gobiernos tratan de justificar la tortura en nombre de la seguridad nacional, se erosionan los constantes progresos realizados en este campo en los últimos treinta años”.