Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Amazonas puede pasar de sumidero a emisor de CO2 a la atmósfera

La deforestación, los incendios y el cambio climático pueden alterar el almacenamiento de carbono, la lluvia y el caudal de los ríos

Un nuevo artículo publicado en Nature revela que la actividad humana en el uso del suelo de la cuenca del Amazonas ha comenzado a modificar los ciclos de interacción de aire que entra desde el Océano Atlántico, la transpiración de agua en el bosque y la radiación solar en esta vasta área de América del Sur. Estas evidencias sugieren que la Amazonia puede estar en una transición de sumidero a emisor neto de carbono. Además, muestra que las interacciones en curso entre la deforestación, los incendios y el cambio climático tienen el potencial de alterar el almacenamiento de carbono, los patrones de lluvia y caudal de los ríos en una proporción aún mayor de toda la cuenca.
La investigación fue dirigida por el Woods Hole Research Center (WHRC). El científico principal Eric Davidson (WHRC) y 13 colegas de Brasil y los EE.UU. participaron en el estudio a Gran Escala de la Biosfera-Atmósfera en la Amazonia (LBA), que ha dado como resultado la elaboración de un marco en el cual las conexiones entre el clima cambio, la expansión agrícola, la tala y el riesgo de incendios pueden ser evaluados.
Este enfoque tiene en cuenta los cambios en las emisiones de gases de efecto invernadero, y los ciclos de energía y agua. Se encontraron signos de transición hacia un régimen dominado por las alteraciones en las partes meridional y oriental de la cuenca del Amazonas. La co-autora Jennifer K. Balch explica: "Un fuerte síntoma de un nuevo régimen de perturbaciones es el elevado número de recientes grandes incendios forestales, que son un subproducto de los incendios intencionales en Brasil "Se hace hincapié en que estos incendios "son muy frecuentes, que ocurren cada pocos años, en comparación con alguno cada par de siglos en el pasado."
¿Por qué es importante esto? Los seres humanos han sido parte del sistema de la cuenca del Amazonas durante miles de años, pero la expansión e intensificación de la agricultura, la tala y el desarrollo urbano, y sus efectos sinérgicos han comenzado a incidir en la integridad natural del ecosistema. Desde el río Amazonas se produce aproximadamente el 20% de la descarga mundial en el mar de agua dulce y la selva amazónica contiene cerca de 100 mil millones de toneladas de carbono (por valor de 10 años de emisiones globales de combustibles fósiles),
"Este nuevo estudio documenta los cambios en el caudal del río, la sedimentación en los ríos, y el alargamiento de la estación seca en los flancos sur y este de la cuenca del Amazonas", señala el doctor Davidson.
RESISTENTE, PERO NO TANTO
El proyecto demostró que la selva amazónica es resistente a las variaciones climáticas considerables de año en año, pero que esta resistencia puede ser superada por una sequía grave o prolongada. La evidencia apunta a un sistema biofísico en transición, por lo que es precisa una mejor comprensión de las ventajas y desventajas entre la cobertura del suelo, las reservas de carbono, recursos hídricos, la conservación del hábitat, la salud humana y el desarrollo económico en los escenarios futuros de cambio climático y uso de la tierra.
Los esfuerzos de Brasil para frenar la deforestación han llevado a una disminución significativa de la tala de bosques en la cuenca amazónica, de cerca de 28.000 años por km2 en 2004 a menos de 7.000 km2 en 2010, pero al mismo tiempo, la incidencia de incendios no ha disminuido, lo que indica riesgos continuos para la degradación de los bosques a través de interacciones con el clima de fuego.
Con Brasil a punto de convertirse en una gran potencia económica, el estudio destaca que las mejoras en la capacidad científica y tecnológica y los recursos humanos se requiere para guiar y gestionar el desarrollo futuro sostenible en la región.