Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los alimentos clave para una piel 10

La Vitamina C es beneficiosa para la pielFoto: Gtres

El exceso de puntos negros, grasa o la piel seca nos impiden lucir un cutis bonito. Lo que mucha gente no sabe y, sobre todo no tiene en cuenta, es que la clave para una piel envidiable se esconde en una dieta saludable. Cada poco tiempo el organismo renueva las células de la piel, una buena alimentación permite acelerar el proceso, incluso llegando a notar los primeros resultados a las dos semanas, aunque podría alagarse hasta las seis. Pero ¿qué debemos y no debemos comer?


Vitaminas y minerales
Es fundamental tomar vitamina A, C, el licopeno y Selenio para conseguir tener una piel sana. Estos nutrientes ayudan a evitar las marcas, a mantener la elasticidad y proteger la piel gracias a los antioxidantes, según un reportaje de la BBC.
Los ácidos grasos mono y polisaturados
Estos nutrientes hidratan la piel y pueden encontrarse en frutos secos o el pescado azul. Asimismo, el Omega-3 que posee este tipo de pescado es muy beneficioso para aquellas personas que tienen una piel excesivamente seca.
Agua sin gas
Los expertos recomiendan beber entre uno y dos litros de agua al día. La forma más fácil de medirlo es bebiendo entre seis y ocho vasos, cantidad que se considera suficiente para mantener hidratada la piel, tal y como señala el artículo del medio británico. 
Los fitoestrógenos
Este tipo de nutriente es el mejor remedio contra los granos, ya que ayuda a mantener la actividad hormonal a niveles normales. ¿Dónde se encuentran? En alimentos como las verduras, la avena, el arroz integral o la fruta.
Di adiós a los carbohidratos
Si la palabra carbrohidratos no te dice nada, sí lo hará la palabra dulces. Aunque sea todo un reto, reducir la ingesta de este tipo de productos beneficiará a piel y al cuerpo en general. S alto contenido en azúcar lleva a que se incremente la producción de insulina, causando daños en el colágeno, o lo que es lo mismo, está directamente relacionado con la aparición de arrugas. De igual modo, los carbohidratos van de la mano del aumento de las hormonas, lo que conlleva una piel grasa.