Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Beber mucha agua y alimentos ricos en fibras, claves para la alimentación postnavideña

También es recomensable consumir diariamente leches fermentadas con bifidobacterias

La nutricionista del programa NUSA Marta Olmos advierte de que, tras los excesos y desajustes alimenticios propios de las vacaciones navideñas, toca "ponerse en orden y recuperar la normalidad en cuanto a un peso saludable y unas digestiones adecuadas", para lo que recomienda una dieta equilibrada que incluya un consumo adecuado de agua y alimentos ricos en fibras.
"Es normal disfrutar de las buenas comidas navideñas y no preocuparse en exceso si nos hemos sobrepasado", reconoce esta experta, que apela una vez pasadas las vacaciones a "retomar cuanto antes las comidas equilibradas y la regularidad en el día a día".
Para ello, son claves algunos alimentos como frutas, hortalizas, pan integral, legumbres y frutos secos. Asimismo, añade, se debe tomar diariamente leches fermentadas con bifidobacterias, cuyo consumo es "beneficioso para mejorar el bienestar digestivo regulando el tiempo de tránsito intestinal y reduciendo la sensación de hinchazón".
Asimismo, para seguir una alimentación equilibrada recomienda hacer una selección adecuada de alimentos, potenciando la variedad y en cantidad suficiente para que aquellos kilos de más que hayan aparecido se puedan perder de forma natural.
Por otro lado, Olmos reconoce que, "aunque no lo parezca", la compra de regalos, la abundancia de gastos, la preparación de comidas y la proliferación de acontecimientos y compromisos familiares durante las fechas navideñas pueden elevar el nivel de estrés, repercutiendo negativamente sobre la salud intestinal.
De este modo, una vez finalizadas las obligaciones de esta época del año, debemos volver a nuestra vida cotidiana sin olvidar la práctica regular de actividad física al menos treinta minutos al día.
"Y muy importante también dedicar el tiempo suficiente para ir al baño con regularidad y en un ambiente tranquilo para cuidar la salud intestinal", recomienda.