Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad alerta del riesgo cardiovascular de la ingesta excesiva de ibuprofeno

IbuprofenoEFE

Dos años más tarde de que la Sociedad Española de Farmacia alertara de los riesgos cardiovasculares del  abuso del ibuprofeno, la Agencia Española de medicamentos y productos Sanitarios (AEMPS) ha emitido este lunes una alerta que ratifica este aviso en relación al consumo de altas dosis de ibuprofeno y dexibuprofeno. Ante este anuncio, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso ha defendido que el riesgo cardiovascular de ambos fármacos  está relacionado con su consumo "en dosis altas" y en pacientes que tienen problemas previos, por lo que a "gran parte de la población" no le va a afectar. Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, José Luis Llisterri, ha recomendado reducir las dosis que se prescriben.

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha defendido que el riesgo cardiovascular del ibuprofeno está relacionado con su consumo "en dosis altas" y en pacientes que tienen problemas previos, por lo que a "gran parte de la población" no le va a afectar si su consumo es moderado.
Durante su visita a la Fundación del Lesionado Medular de Madrid, el titular de Sanidad ha mandado un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía después de que la Agencia Española de medicamentos y productos Sanitarios (AEMPS) haya emitido una alerta del riesgo cardiovascular por el consumo de altas dosis de ibuprofeno y dexibuprofeno.
"Si le damos la vuelta, lo que viene a confirmar es que el consumo normal y moderado que se hace en el 90 por ciento de los hogares españoles es seguro", ha defendido Alonso, que considera positivo que los medicamentos sean "revisados y sometidos a examen" para saber qué riesgos pueden tener, incluso después de ser aprobados.
Además, ha recordado a los ciudadanos que deben consultar con su médico cuando vayan a tomar un medicamento, para conocer si existen posibles riesgos o contraindicaciones. "Con todos los medicamentos cuando se van a tomar, es bueno consultar con el médico. Cualquier medicina, incluso las que no tienen receta", ha precisado.
El ministro ha visitado las instalaciones de esta fundación para conocer sus equipamientos en el ámbito rehabilitador, médico, equipación domótica y deportiva, así como las del Centro de Rehabilitación José Rodríguez y la Residencia.
Alonso ha recordado que su departamento colabora con este centro a través de las convocatorias del IRPF, y ha asegurado que la atención a la dependencia debe seguir siendo "una prioridad" en las políticas del Gobierno para conseguir una "oportunidad real de integración" para quienes necesitan estos cuidados.
Los médicos recomiendan reducir la dosis
Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, José Luis Llisterri, ha recomendado reducir las dosis de ibuprofeno, después de que las autoridades sanitarias europeas y españolas hayan advertido del riesgo cardiovascular por el consumo a largo plazo de altas dosis de este fármaco.
Según ha explicado, los médicos españoles recetan según las indicaciones de las fichas técnicas de los medicamentos, pero éstas se revisan periódicamente y se ha comprobado que el ibuprofeno, en lugar de a dosis de 600 mg cada 8 horas, debería ser prescrito a dosis de 400 mg para no producir daños.
A dosis elevadas tiene efectos que pueden perjudicar la función renal y ahora una nueva revisión del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) ha advertido del riesgo cardiovascular asociado a la administración por vía sistémica de este fármaco a dosis altas (iguales o mayores a 2.400 mg/día). No se han revelado riesgos con dosis de hasta 1.200 mg/día, que son las generalmente utilizadas en su uso como analgésico/antiinflamatorio ocasional o antitérmico.
"Una cosa es tomarlo puntualmente por dolor de cabeza y otra prescribírselo a un paciente con proceso artrósico que tenga que tomarlo 15 o 20 días --ha explicado el doctor--. Se ha visto que esa dosis puede tener efectos secundarios que están perfectamente tipificados y los médicos lo sabemos. Se ha comprobado que una dosis de 400 mg es también eficaz y, por tanto, reducimos la dosis para poder ser más eficientes con una dosis de 400 mg a 8 horas, con lo que se mantiene un efecto analgésico y antiinflamatorio".
Llisterri explica que esta misma situación se produce con el otro gran analgésico de gran consumo, el paracetamol, que se suele utilizar un gramo cada 8 horas pero que se ha comprobado que puede tener efectos secundarios, por lo que se reduce la dosis a 650 mg o a 500 mg cada 8 o 6 horas. "Es una cuestión perfectamente conocida por los médicos", ha insistido.
El presidente de los médicos de Atención Primaria reconoce que se ha "'ibuprofeneizado' a la población española porque todo el mundo va a la farmacia a comprarlo" Por ello advierte de que la alerta de las sociedades científicas y de Sanidad es "de cumplimiento obligado: cuando vaya una persona a pedir un antiinflamatorio para un proceso faríngeo o una gripe le van a mandar 400 mg. y vamos a recomendar también desde la practica clínica que en vez de 600 mg las dosis sean de 400 mg".
Los farmaceúticos fueron los primeros
La alerta la Agencia Española de medicamentos y productos Sanitarios (AEMPS) llega casi dos años más tarde de que la Sociedad Española de Farmacia asegurara públicamente que los españoles abusamos y mucho del Ibuprofeno. Según un comunicado de este colegio, ocho millones y medio de españoles superan la dosis diaria recomendada y no sólo en cantidad de pastilllas sino también en ingesta en miligramos.
Los especialistas recomiendan las pastillas de 400 pero la que siempre tomamos es la de 600 y su eficacia no es mayor que una de 400 miligramos por lo que es importamnte controlar la dosis. A mayor cantidad, mayor riesgo de sufrir un problema cardiovascular.