Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Cenes de la Vega sortea un empleo de albañil a "cara o cruz"

El alcalde de Cenes de la Vega (Granada), el 'popular' Julián López, ha sorteado a cara o cruz un puesto de trabajo como oficial de albañil en el municipio entre dos aspirantes, como "medida excepcional" teniendo en cuenta la situación "extrema" en la que se encontraban los dos. El resultado no ha solucionado el conflicto ya que el perdedor de este polémico método está indignado y se ha plantado frente a la casa consistorial para protestar por su exclusión.

De hecho, según ha manifestado el alcalde, lo normal habría sido que el empleo, para hacer labores de mantenimiento de calles en el pueblo, fuera para la persona más preparada, que casualmente fue la que resultó ganadora del particular sorteo, pero, en este caso, se tuvo en cuenta que los dos tenían situaciones familiares y económicas precarias, por lo que decidió de esta forma ser más "ecuánime".

Según ha explicado, en principio eran cuatro personas las demandantes de este empleo, pero dos de ellas fueron descartadas porque no pertenecían al sector de la construcción. Así, sólo quedaron dos, uno de ellos con mayores credenciales, porque posee el carné de prevención de riesgos laborales, y el alcalde propuso lanzar una moneda al aire, lo que finalmente hizo.

Según cuenta andalucesdiario, el alcalde ha negado un trato vejatorio o discriminación al que resultó 'perdedor' y ha recordado que los demandantes ya han trabajado en ocasiones anteriores para el Consistorio. Además, López ha señalado que el Ayuntamiento ayudó a la familia del hombre que obtuvo la 'cruz' de la moneda con un familiar que estaba en prisión, ofreciéndole un trabajo para que obtuviera un permiso, y también con una casa a otros allegados.

La persona que no resultó agraciada con el empleo está indignada por el método llevado a cabo por el alcalde y por ello protestará ante el Ayuntamiento todos los días hasta que obtenga una respuesta.