Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Albert Rivera defiende la unidad en su puesta de largo como candidato a la Moncloa

Rodeado de su equipo y de una nutrida representación de los nuevos cargos municipales y autonómicos de Ciudadanos. Así, empujado por los suyos y por alguna cara conocida, ha subido al escenario Albert Rivera para presentarse oficialmente como el candidato de su partido a la presidencia del Gobierno tras unas primarias sin debate interno por el corte de los avales que no han podido superar ninguno de los otros cinco oponentes. En su presentación como aspirante a La Moncloa, Rivera ha dicho que su objetivo "no es inventar nada nuevo, es reconstruir el proyecto común español." Cambiarlo todo, dice, sin romperlo todo. Con reformas a fondo desde la Administración Pública hasta la ley electoral y asegurando el Estado en cuatro pilares: la Constitución, el Estado del Bienestar, la economía de mercado y la pertenencia a la Unión Europea. Discurso en el que no han faltado referencias a Grecia, para que continúe dentro del euro. Con críticas a las políticas del miedo de PP y PSOE y también al extremismo que identifica en nuevos partidos como Podemos.  Uno de los grandes objetivos de su proyecto de cara a las elecciones generales no es otro, asegura, que el de recomponer la clase media y trabajadora de España. Quiere salir a ganar y se ve incluso capaz de liderar unos nuevos pactos de La Moncloa: "creo que estoy capacitado junto a mi equipo para sentar en la mesa, si me toca presidir el gobierno, a los agentes políticos y sociales de este país." Acto de presentación en el que también le ha acompañado Inés Arrimadas, la nueva candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat de Cataluña.