Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aiden, el bebé que nació con medio corazón

Bebé con medio corazóncuatro.com

Cuando Jenny Rodgers, embarazada, acudió a la consulta del ginecólogo para su visita de las 20 semanas no podía ni imaginar lo que le iban a comunicar. Su bebé, había desarrollado una malformación en el corazón que impedía que creciese como debiese. Su pequeño sufría una dolencia que afecta a uno de cada 6.000 nacidos vivos. Pero ella, a pesar de todo, había tenido mucha suerte: Un diagnóstico a tiempo.

Una prueba fue suficiente para diagnosticarle a Aiden, bebé no nacido, el 'síndrome del corazón izquierdo hipoplásico', una dolencia complicada que afecta a aproximadamente uno de cada 6.000 nacidos vivos.
La enfermedad del pequeño Aiden se da cuando partes del lado izquierdo del corazón (válvula mitral, válvula aórtica, ventrículo izquierdo y aorta) no se desarrollan por completo. La afección es congénita y no se siempre se diagnostica durante el embarazo. De hecho, con frecuencia, los padres se llevan al bebé a casa y allí empiezan las complicaciones. 
En esta ocasión, Jenny Rodgers, la madre de Aiden, tuvo mucha suerte. Aunque la joven recuerda con mucho dolor, según recoge Fox News, el día que le comunicaron la dolencia que sufría su bebé no nacido. Acudía con su pareja a la revisión de las 20 semanas y allí les dieron la noticia."Que te hablen de una supervivencia de 85% es un golpe muy duro", añade Jenny, "cuando estás hablando de tu bebé".
Tras muchos cuidados y un embarazo muy controlado, nacía el pequeño Aiden, de ahora casi 10 meses de edad. A los cuatro días de ver la luz se sometío a su primera cirugía, un complicado procedimiento, arriesgado, en el que los médicos reconstruyeron su aorta y abrieron su tabique auricular para que toda la sangre oxigenada fluyera por su cuerpo. A las seis semanas, recuperado de esta cirugía que no todos los bebés soportan, Aiden fue dado de alta. 
La familia se le llevó a su casa de Houston, a la espera de la siguiente cirugía. Un tiempo en el que le vigilan constantemente para detectar cualquier signo de insuficiencia cardíaca, incluyendo lo que come, el peso diario así como el seguimiento de oxígeno nivel en su tasa de sangre y el corazón.  Una vigilancia totalmente necesaria para que el pequeño llegue a la segunda cirugía que se produjo a los cuatro meses de nacer.
Tras dos operaciones, con cuatro meses de edad, el desarrollo del pequeño Aiden parece ser normal y parece incluso mayor para su edad. Ahora, vivirá vigilado pero sus padres respiran más tranquilos hasta la siguiente cirugía entre los dos y los tres años.
Tras esta tercera operación, la vida de este bebé transcurrirá casi normal. Aiden se tendrá que vigilar a medida que envejece, especialmente para garantizar así sus funciones ventrículo derecho.  Algunos pacientes necesitan un trasplante de corazón a los 20 años debido a que su ventrículo derecho comienza a fallar.