Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahoga a su cachorro en el baño del aeropuerto por no poder subirlo al avión

Ahoga a su cachorro en el baño del aeropuerto por no poder subirlo al aviónInformativos Telecinco

Cynthia Anderson, de 56 años, se ha enfrentado a cargos de crueldad animal después de que presuntamente matara a su cachorro Doberman de tres semanas de edad. La policía ha acusado a la mujer de crueldad animal, acusándola de ahogar a su cachorro en un baño del aeropuerto después de que supiera que no podía subirlo con ella al avión. Anderson permanece en prisión del condado de Hall (Nebraska) por delito grave de crueldad hacia los animales.

Cynthia Anderson, de Florida, había tratado de ocultar al perro en su equipaje de mano, según han informado las autoridades de Nebraska. Su arresto se produjo este viernes después de que ella intentara volar con dos perros adultos en jaulas y tres cachorros, tal y como publica Mirror. La policía dice que después se negó a entregar los otros dos cachorros a sus padres, que viven en el oeste de Nebraska, y que viajaron hasta el aeropuerto.
La señora de 56 años intentaba hacer contrabando de animales con los 3 cachorros, pero el más pequeño de todos no pudo subir al avión ya que no superaba el mínimo de dos meses de edad para poder volar. "Sus ojos no estaban aún abiertos", dijo el oficial Dean Elliott refiriéndose al cachorro.
Después de otro intento fallido, la señora está acusada de haber ido al baño de la terminal y ahogar al perro. Ella fue arrestada después de que los agentes entrevistaran a "numerosos testigos", incluyendo a la mujer que descubrió el cachorro muerto en el baño. La autopsia del Doberman se realizó más tarde, donde se descubrió agua en sus pulmones.
Los otros dos perros mayores de Anderson se encuentran ahora al cuidado de sus padres, mientras que los otros dos cachorros se encuentran en el Grand Island Central Humane Society de Nebraska.

“Se están adaptando bien", dijo Laurie Dethloff, director ejecutivo de la Sociedad. "Empezaron con un poco de miedo, pero ahora se sienten muy bien".
No es la primera vez que ha tenido problemas con la Justicia la propietaria de los perros. Los registros públicos muestran que comenzó su criminalidad en 2010, cuando fue multada tras un robo. En los siguientes años, ella acumuló otros cargos relacionados con el hurto, y en 2011 fue condenada a seis meses de libertad condicional por hurto mayor. También ha sido arrestada por escribir un cheque falso. Anderson permanece en prisión del condado de Hall (Nebraska) por delito grave de crueldad hacia los animales.