Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mayoría de los europeos beben menos agua de la recomendada

La mayoría de los europeos beben menos agua de los 2 litros recomendados por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) para los hombres y los 1,6 para las mujeres, según revelan diferentes estudios.

Así lo han confirmado los expertos que han participado en Granada en el 'XX Congreso Internacional de Nutrición' de la Unión Internacional de Ciencias Nutricionales (IUNS, por sus siglas en inglés) y, más concretamente, en el simposio 'Recomendaciones para una adecuada ingesta de agua'. Este ha sido organizado por la Federación Europea de Aguas envasadas (EFBW) y con la colaboración del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS).
Para los participantes, sería beneficioso promover valores dietéticos de referencia a nivel nacional "encaminados a asegurar las ingestas recomendadas", y es que beber agua en una cantidad suficiente es importante para el correcto funcionamiento del organismo.
En relación a ello, la EFSA ha emitido en los últimos años dos dictámenes científicos, publicándose ambos en marzo de 2010 y en abril de 2011. Mientras que en el primero expresó su opinión científica sobre los valores dietéticos de referencia sobre el agua, en el segundo hizo lo propio con declaraciones de propiedades saludables de la misma.
Estos textos fruto de revisiones científicas por parte de esta organización ponen de manifiesto la necesidad de ingerir dos litros de agua diarios, de los cuales el 80 por ciento de provenir de bebida y el 20 por ciento de los alimentos.
El calor y el ejercicio obligan a aumentar la ingesta
La EFSA sostiene que las ingestas deben aumentarse en el caso de que la persona se encuentre en un lugar con altas temperaturas "y en función de la actividad física que realice" explican. Estas condiciones "pueden aumentar fácilmente las pérdidas de agua a través del sudor", sostienen.
Por su parte, el IIAS informa de que para estar bien hidratados es necesario "no esperar a tener sed para beber agua, consumir al menos ocho vasos de agua al día, y beber agua antes, durante y después de realizar cualquier actividad física".
Además, es aconsejable "beber agua antes de salir de casa y llevar una botella de agua mineral al ir a la calle, ofrecérsela a los niños o ancianos que se tengan a cargo y aumentar la ingesta a tres litros en el embarazo y en la época de lactancia", concluyen.