Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las agresiones de hijos a padres se han cuadruplicado en 5 años

Patadas a las puertas, puñetazos a paredes, cristales rotos… son los primeras muestras de violencia de un hijo maltratador; el siguiente paso es la agresión al padre o a la madre, muchos viven con esa cruz a diario. Los golpes que reciben de su hijo adolescente. En los últimos cinco años las agresiones se han multiplicado por cuatro y mucho tiene que ver la crisis. La falta de dinero en muchas familias provoca que los hijos no tengan ciertos caprichos y eso sumado a una mala educación degenera en violencia. Cuenta y mucho la pérdida de valores y la falta de respeto hacia los mayores. El 3 por ciento de los adolescentes ha pegado en alguna ocasión a sus padres y el 14 los agrede verbalmente de forma habitual. Son datos preocupantes que se desprenden de un estudio llevado a cabo por la Sociedad Española de Violencia Filioparental. Detrás de esta actitud se esconde también el consumo generalizado de drogas y alcohol. El 70% de los agresores son consumidores habituales. Lo más difícil para los padres denunciar a sus hijos, sólo 5000 lo han hecho el año pasado y sufren durante una media de 18 meses la violencia física hasta que deciden dar ese paso.