Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Afectados por la Hepatitis C critican que el Plan Estratégico se limite a dar tratamientos y no a atacar la enfermedad

Denuncian la falta de liderazgo de Sanidad que provoca la ausencia de equidad entre CC.AA a la hora de cumplirlo
Representantes de asociaciones de afectados de Hepatitis C han denunciado en el Congreso la "ineficacia" del Plan Estratégico para el abordaje de la Hepatitis C puesto en marcha por el Gobierno en 2015 porque, a su juicio, sólo busca mejorar el números el tratamiento de la dolencia, pero no eliminarla.
Durante la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales de este martes, dedicada a esta dolencia, ha participado el vicepresidente de la Plataforma de Afectados por Hepatitis C (PLAFHC), Damián Caballero, quien ha denunciado que el ministerio no ha querido "liderar el plan" y ha preferido "convertirse en una farmacia" administrando tratamientos pero sin proponer iniciativas que pongan fin a la pandemia que supone esta dolencia para el país.
Como ejemplo, ha señalado la decisión del Ejecutivo de no incluir a los enfermos menos graves en esta iniciativa y que, según ha advertido, son "un riesgo permanente de contagio para no infectados". Caballero cree que esta medida no es médica, sino económica, y ha apuntado que no sería más caro tratar a los menos graves porque, entre otras cosas, se evitan consultas o bajas médicas.
Del mismo modo se han expresado el representante de la Coordinadora Estatal de Afectados por la Hepatitis C, Juan Carlos Puente y el de la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos, Jesús Faras, que han pedido al departamento que dirige Dolors Montserrat, que "complete" el plan con un programa de búsqueda activa de afectados y una 'bolsa de enfermos' que permitirán controlar a los grupos de riesgo y que sean diagnosticados y tratados rápidamente, evitando "focos de propagación de la enfermedad".
TRANSFERENCIA DE SALUD PENITENCIARIA A LAS CC.AA.
Uno de esos grupos es la población penitenciaria que, además, Puente ha recordado que están en constante contacto con funcionarios y familiares. Los representantes de afectados se han unido a las denuncias que, durante sus intervenciones, han manifestado los portavoces de la oposición acerca de la falta de información sobre cómo se aplica el Plan en este colectivo.
"No hay información veraz", ha señalado Caballero quien ha apostado porque Sanidad transfiera las competencias de salud penitenciaria a las comunidades autónomas. Esto evitaría, además, que muchos enfermos tengan que alejarse de sus allegados, trasladándose a centros de Madrid, para recibir ciertos tratamientos, como ha explicado Puente.
Para el vicepresidente de la PLAFHC, esta situación es consecuencia de la "falta de liderazgo" el ministerio que, a su juicio, ha guardado el Plan en "un baúl" tras la aprobación. Esta misma actitud es también, para Caballero, la culpable de que las comunidades autónomas no estén cumpliendo con la normativa, ni informando al Gobierno del número de pacientes tratados o de la eficacia de esta medicación.
PIDEN UNA FINANCIACIÓN SUFICIENTE
Puente ha denunciado que hay "velocidades y ritmos distintos" dependiendo de la región, mientras Caballero ha recordado que dos altos cargos de la Administración de Galicia están imputados por homicidio imprudente por no dar tratamiento a varios enfermos.
Por otra parte, los tres miembros de asociaciones de afectados han solicitado al ministerio una financiación "suficiente" para el Plan que, según han criticado, ahora no existe, y que ésta no suponga déficit para las autonomías.
Del mismo modo, han acusado al Ejecutivo de "ocultismo" en materia de medicamentos y su precio y han señalado que el Gobierno está "en manos de las farmacéuticas". En este sentido, han pedido a Sanidad que no se "someta al chantaje lucrativo" de esta industria y ponga en marcha medidas para "acabar con la desigualdad del acceso al medicamento".