Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan a una adolescente con parálisis cerebral a punto de morir de hambre

La foto que se filtró a la prensa sobre el estado en que la joven llegó al hospital.cuatro.com

La joven de 16 años llegó a un hospital de Illinois pesando 10 kilogramos

La  joven Darlene Armstrong de 16 años de edad pesaba sólo 10 kilogramos cuando fue rescatada de su casa por los servicios sociales.
La adolescente que sufre parálisis cerebral fue trasladada a un hospital a punto de morir de hambre. La justicia ha ordenado que la madre pase 18 meses de libertad condicional y que participe en un curso especial para ser padre.
La imagen de Darlene Armstrong recién llegada a un hospital de Chicago, el pasado mes de marzo se filtró a la prensa causando horror y desconcierto.
En ella se ve a una joven con una grave discapacidad en grave estado de desnutrición.
La adolescente fue rescatada de su casa con un peso similar al de una niña de 3 años, según publicó el 'Daily Mail'.
A pesar del estado de la joven, la madre, Rosetta Harris, de 50 años y con otra hija, contó a los médicos que le daba a su hija huevos y cereales de sémola de maíz para desayunar, arroz y pollo cocido al vapor, además de bebidas proteicas y otros aperitivos durante el día.
Su versión fue desmentida por los especialistas que evaluaron la salud de Darlene Armstrong y determinaron la gravedad de su estado.
El departamento de servicios sociales de Illinois recibió una llamada anónima en el pasado mes de noviembre sobre el estado de abandono de la joven.
Desde enero los asistentes han tratado de contactar con la madre y han visitado sin éxito la casa donde residía. Tuvo que esperar hasta marzo para conseguir que la madre abriera la puerta y acceder a la casa.
Rosetta Harris, la madre, ya con antecedentes penales, le dijo que su hija no se encontraba, pero el funcionario escucho un llanto y la mujer no tuvo más remedio que mostrarle a Darlene.
Cuando el asistente social vio a la esquelética adolescente llamó inmediatamente a la policía.
En 1996 ya los servicios sociales de Illinois tuvieron la custodia de esta joven y sus hermanas, porque su madre no las alimentaba adecuadamente.
Tres años después los niños regresaron con su madre, pero los servicios sociales no supervisaron si esta cumplía sus obligaciones. Ahora este departamento también tendrá que responder por su responsabilidad en el asunto.
Darlene Armstrong se recupera en un hospital infantil donde ha aumentado peso y ha mejorado considerablemente su estado general.