Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepta una condena de 35 años por secuestrar y abusar de su esposa y de su hija

Acepta una condena de 35 años por secuestrar y abusar de su esposa y de su hijaEFE

El acusado ha aceptado la condena de 35 años de cárcel por dos delitos de detención ilegal y otros dos de agresión sexual, que le solicitaba el tribunal tras retener y abusar de su esposa e hija. Después de escuchar el estremecedor relato de su exmujer, el hombre reconocía ante el juez lo sucedido y lo ha achacado a “lo mal que se pasa cuando se pierde el trabajo”.

H. C., de 59 años y natural de Colombia, ha aceptado una condena de 35 años de cárcel por amenazar, secuestrar y abusar de su mujer y de su hija. El acusado, que en un principio negó los hechos que se le acusaban, los reconoció tras escuchar en la Audiencia de Pontevedra como su exmujer relataba lo sucedido.
La víctima contó cómo le obligó a mantener relaciones sexuales y que desconocía que también hubiera abusado de su hija hasta que escuchó a la menor relatando lo sucedido a la forense.
El acusado reconoció ante el tribunal que entró en el domicilio familiar, donde ya no residía, con la ayuda de dos personas para maniatar y amenazar durante varias horas a su hija y esposa, de quien también abusó sexualmente.
El hombre ha achacado lo sucedido “por lo mal que lo pasa uno cuando se queda sin trabajo” y afirmar que “se arrepiento mucho” por lo sucedido.
Asume dos delitos de detención ilegal, cinco años y seis meses de prisión y cuatro por el otro, y otros dos delitos de agresión sexual por los cuales le piden 12 años y 13 años y seis meses de cárcel. Por maltrato, se solicita una pena de 57 días de trabajos en beneficio de la comunidad.
El acusado tendrá que indemnizar con 41.200 euros a las víctimas por las secuelas y lesiones que les causo. Además, se solicita que esté 20 años en libertad vigilada una vez haya salido de prisión y que se decrete una orden de alejamiento de diez años.