Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministerio de Defensa aún no ha podido contactar con los militares accidentados

Incertidumbre sobre el paradero y el estado de los tres militares españoles que este jueves cayeron al mar con su helicóptero en aguas de Marruecos. Las autoridades de ese país dicen que fueron rescatados por un pesquero y que serán llevados a puerto cuando las malas condiciones del mar lo permitan. Pero el Gobierno español se mantiene cauto: todavía no han hablado con ellos, 18 horas después del accidente. Familiares y amigos de los tres militares están pendientes de respuestas. Las últimas noticias les sitúan a 180 millas de su base en Gando, a bordo de un pesquero marroquí con dificultades para navegar por una borrasca y sin poder comunicarse con ellos. Marruecos ha enviado un helicóptero y un barco para llevarlos al puerto de Dajla, en el Sáhara Occidental. Además, la Armada española ha mandado un equipo de buceadores para examinar la zona donde se produjo el accidente. Los tres militares que viajaban en el helicóptero siniestrado son el capitán José Morales, el teniente Saúl López y el sargento Jhonander Ojeda. Curiosamente este joven canario fue el único superviviente de un fatal accidente de abril del 2014. Un helicóptero similar sufrió un siniestro en el que murieron cuatro militares. Al menos Jhonander parece tener a la suerte de fiel compañera.