Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AMP.La Diócesis donostiarra impone medidas disciplinares al exvicario Juan Kruz Mendizabal por abusos sexuales a menores

Pide perdón "a todos", desde "el dolor y la vergüenza" y muestra su "solidaridad con todos aquellos que están sufriendo" por estos hechos
La Diócesis de San Sebastián ha impuesto medidas administrativas y disciplinares al exvicario general de Gipuzkoa Juan Kruz Mendizabal por abusos sexuales a dos menores en 2001 y 2005. El Obispado pide "perdón a todos", desde "el dolor y la vergüenza" por estos hechos.
En un comunicado, la Diócesis donostiarra ha informado de que el pasado mes de marzo las autoridades diocesanas tuvieron conocimiento de las acusaciones que pesaban contra Mendizábal, en concreto, de "tocamientos deshonestos realizados a dos menores en el año 2001 y en el año 2005".
Según ha indicado, desde entonces, "en colaboración con la Congregación Romana para la Doctrina de la Fe y siguiendo ritualmente el protocolo canónico establecido para tratar estos casos", ha creado "las condiciones jurídicas materiales y procesales para que, con imparcialidad y equidad, se pudiera comprobar la veracidad de los hechos denunciados, se tutelaran debidamente los derechos de las víctimas y del sacerdote acusado y se salvaguardara la integridad y la buena fama de todas las partes implicadas".
Además, la Diócesis ha explicado que se informó a los dos denunciantes de su legítimo derecho de entablar en todo momento las oportunas acciones civiles, pese a "la prescripción en este foro de tales hechos", y se acogió a "su voluntad expresa de preservar su anonimato".
Según ha apuntado, una vez probada "la veracidad de las acusaciones" y tras haber sido valoradas "en justicia y equidad todas las circunstancias de la comisión de tales delitos", el proceso administrativo penal a cargo de Mendizábal concluyó con su declaración de culpabilidad y la imposición a este de "diversas penas expiatorias", así como de "medidas administrativas y disciplinares" por parte de la Diócesis.
Ésta ha trasladado su "compromiso con la tutela del bien público general y de la Iglesia en particular", que se concreta en "la vigilancia y protección de los derechos de todos los fieles, pero de un modo especial, en la salvaguarda jurídica y pastoral de los menores de edad y de los adultos vulnerables".
"PERDÓN"
Por otro lado, la Diócesis, desde "el dolor y la vergüenza" por estos hechos ha pedido "a todos perdón" y ha trasladado su compromiso para que "en la medida de lo posible estos actos no se repitan".
Al mismo tiempo ha manifestado su "solidaridad con todos aquellos que están sufriendo" por estos hechos que "han motivado el citado proceso penal, principalmente con las víctimas, pero también con el reverendo Juan Kruz Mendizábal", quien "sigue en estos momentos un proceso terapéutico psicológico y espiritual, colaborando en la reparación de lo ocurrido".