Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AEMET espera una atmósfera más favorable para que se disipe la boina de contaminación a partir del jueves jueves

La situación actual de la atmósfera seguirá siendo favorable para que persista la boina de contaminación de Madrid y de otras grandes ciudades este miércoles y no será hasta el jueves cuando cambie la situación de "inversión térmica" actual causante, entre otras, de los altos niveles contaminantes y de la baja calidad del aire que han llevado a establecer restricciones al tráfico rodado en Madrid.
Según ha explicado la portavoz de la AEMET, Ana Casals, a Europa Press la agencia meteorológica no dispone de los datos de calidad del aire, pero sí sobre las condiciones actuales y futuras a corto plazo sobre la atmósfera. Así, de acuerdo con la situación prevé que este miércoles se mantendrá la "inversión térmica".
En este contexto, ha precisado que la inversión térmica es un proceso por el cual el aire de la atmósfera más pegado a la superficie de la tierra, se enfría durante la noche por debajo de la temperatura del aire inmediatamente superior y por ser más frío que éste, no puede ascender, dado que pesa más.
El jueves parece que se prevé que no se de una inversión térmica: el aire de las capas bajas al menos podrá subir y renovarse. "Algo que aliviará la contaminación", ha comentado.
La inversión térmica suele darse con situaciones anticiclónicas de invierno, como la actual. En esas situaciones la Tierra, durante la noche, irradia el calor que recibe del sol durante el día, y se enfría mucho, pues las noches son largas.
De ese modo, el aire en contacto con la superficie se enfría con ella de manera que queda a una temperatura inferior que el aire que tiene sobre él.
Finalmente, esto da como resultado que el aire frío, al ser más denso que el cálido, no puede ascender, de modo que esta inversión térmica actúa como una "tapadera".