Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR entrega mañana a Ban Ki Moon un millón de firmas de apoyo a refugiados, la mitad recogidas en España

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hará entrega este viernes al secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, del millón de firmas ciudadanas de apoyo a su campaña '#ConLosRefugiados' que exige la garantía del derecho de asilo y casi la mitad de las cuales se han recogido en España.
Según explican en el Comité Español del ACNUR, tras la petición de recogida de firmas lanzada en junio con el horizonte del 16 de septiembre, cuando arranca la Asamblea General de Naciones Unidas, la sociedad española respondió "muy positivamente". A 15 de septiembre se han recogido 481.000 firmas, casi la mitad del objetivo previsto a nivel mundial.
"Desde hace ya muchos años, ACNUR está siendo testigo de la enorme solidaridad de la sociedad civil española con los refugiados y desplazados en todo el mundo", dice el Alto Comisionado, para destacar que este "compromiso" se aprecia también en los socios y donantes que tiene el Comité Español del ACNUR y que se han incrementado incluso durante la crisis económica.
Según sus previsiones, a finales de año rondarán las 450.000 y en total, sus aportaciones han convertido a la ciudadanía española en el primer donante privado del ACNUR en todo el mundo: Prevé recaudar este ejercicio entre 67 y 68 millones de euros.
Con este casi medio millón de firmas, los españoles han respaldado una petición que se elevará a todos los líderes mundiales que participan en la Asamblea de Naciones Unidas y la cumbre posterior y que tendrá como asunto prioritario la crisis humanitaria y de refugiados.
En concreto, la petición reclama a los gobiernos que "garanticen que todas las familias refugiadas tengan un lugar seguro donde vivir", "garanticen que todos los niños refugiados tengan acceso a la educación" y "garanticen que todos los refugiados puedan trabajar o formarse para adquirir nuevas competencias y así poder contribuir positivamente a sus comunidades".