Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACAI pide priorizar el bienestar de la mujer ante criterios economicistas en la integración del aborto a sanidad pública

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) ha destacado la necesidad de priorizar el bienestar de la mujer frente a criterios economicistas o ideológicos, en un momento en el que algunas administraciones públicas están planteando la incorporación del aborto a la sanidad pública.
Y es que, a su juicio, esta incorporación, sin las debidas garantías, puede suponer "un paso atrás" en la defensa de los derechos de las mujeres y un deterioro de la calidad, la seguridad y la confidencialidad ofrecidas hasta el momento.
Por ello, ACAI ha recordado que la libertad de la mujer debe respetarse en relación a la continuidad, o no, de su gestación y del método que considere "más acorde" con sus circunstancias personales, íntimas y sanitarias, "independientemente del momento de la gestación en el que se encuentre".
De igual forma, prosigue, el método debe ajustarse a la edad gestacional del embarazo y no imponer a la mujer un método no adecuado a su semana de gestación, con el consiguiente daño físico y emocional.
ABANDONAR LAS TÉCNICAS OBSTÉTRICAS
"La práctica sanitaria de aborto provocado debe realizarse por profesionales integrados en unidades específicas especializadas, teniendo que respaldar los mismos la intervención y siendo imprescindible la formación de estos profesionales en todas las técnicas de IVE, ya sea en el ámbito público, privado o concertado", ha recalcado ACAI.
Dicho esto, ha subrayado la importancia de "abandonar" las técnicas obstétricas aplicadas a la interrupción de la gestación, recordando que el aborto provocado tiene técnicas propias protocolizadas. "De no hacerlo de este modo, estaremos retrotrayéndonos a técnicas que convierten el aborto en un proceso menos seguro, doloroso, largo y angustioso para la mujer", ha avisado.
Del mismo modo, ha recordado la necesidad de preservar el protocolo de acompañamiento psicológico adecuado a la realidad de la mujer porque, de lo contrario, se podría mermar la salud psíquica de las mujeres que acceden a la IVE.
"Los protocolos de actuación internacionalmente aceptados y que han estado usando y actualizando los profesionales de los centros acreditados durante 30 años, incorporan, además de las guías de atención médico-sanitaria, los requisitos técnicos y las infraestructuras necesarias para la realización de la práctica de IVE y por tanto deben ser considerados", ha zanjado.