Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los incombustibles AC/DC encienden Barcelona con su 'Rock or Bust World Tour'

Los incombustibles AC/DC encienden Barcelona con su 'Rock or Bust World Tour'EFE

Unos incombustibles AC/DC han descargado su rock de alto voltaje ante las 60.000 personas que han abarrotado el Estadi Olímpic Lluís Companys de Barcelona, en el marco del 'Rock or Bust World Tour', en un concierto de dos horas con el que han repasado sus temas más míticos.

El público ha convertido el estadio en una constelación de cuernos rojos parpadeantes --un complemento típico del grupo-- a la caída de la noche, cuando ha estallado el escenario con fuegos artificiales, y la explosión de un meteorito en las pantallas, para recibir el single 'Rock or bust'.
A lo largo de los 20 temas del recital, el guitarra solista Angus Young se ha colocado al frente de la formación con su característicos movimientos y solos --algunos tocados con una sola mano-- recorriendo el escenario con su "baile del pato".
Vestido como siempre de colegial --esta vez de terciopelo rojo--, el que fue cofundador de la banda en el 73 ha terminado el concierto en mangas de camisa, por el suelo, con el pecho al aire y usando su corbata para tocar las cuerdas del solo de 'Sin City'.
A pesar de que los australianos llevaban su último disco como bandera, solo se ha dejado oír en tres ocasiones: la apertura, 'Play Ball' y 'Baptism by fire'.
Lo nuevo ha dado paso a lo mítico, y la banda ha puesto al público a saltar y bailar con 'Back to black', 'Dirty deeds done dirt cheap' y 'High Voltage', en un concierto de dos horas que ha culminado con los catárticos 'Highway to hell' y 'For those about to rock', entre fogonazos en el escenario y disparos de cañones.
La banda Vintage Trouble --teloneros de The Rolling Stones y The Who-- han calentado motores ante un público ávido de rock'n'roll y vestido en su mayoría de negro reglamentario, de diferentes procedencias y de mediana edad, entre los que destacaban seguidores del Athletic de Bilbao --aprovechando su visita a la ciudad por la Copa del Rey--, y padres que han traído a sus hijos.
"¡Espero que os guste el rock'n'roll!", ha avisado ya al inicio el vocalista Brian Johnson, siempre sonriente y arropado por los coros del bajista Cliff Williams, el guitarra rítmica Steve Young, sustituto de su tío Malcolm Young --que sufre demencia-- y por el también sustituto Chris Slade --en el puesto del exbatería Phill Rudd, con problemas legales.