Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos tachan a la CEOE de desleal y oportunista

Los organizadores han cifrado en 65.000 los asistentes y la Policía Nacional en 6.000. El caso es que han sido miles las personas que han participado en la Fiesta del Primero de Mayo de CC.OO. y UGT, en Madrid. Ha sido una manifestación marcada por las críticas feroces a la patronal CEOE. Los sindicatos UGT y CC.OO., con sus secretarios generales a la cabeza, han amenazado con conflictividad social y huelga si la pretensión de los empresarios de abaratar el despido sale adelante. Los sindicatos mayoritarios también han pedido al gobierno que redoble sus esfuerzos y su compromiso con la inversión pública y la protección social.
Ignacio Fernández Toxo (CC.OO.) y Cándido Méndez (UGT) se han mostrado muy críticos con la actitud de la CEOE, a la que han acusado de haberse comportado con "deslealtad y oportunismo" al obviar el diálogo social y recurrir a los Grupos Parlamentarios para que incluyan sus propuestas anticrisis en el proyecto de ley de medidas urgentes contra el paro.
En este sentido, Toxo ha advertido de que, por este camino, "al único lugar al que se llega es al conflicto, a la movilización, a la huelga y a la crispación de la sociedad española". Su homólogo de UGT, Cándido Méndez, ha criticado además que la patronal quiere "sacar tajada" de la crisis más grave que ha conocido la humanidad desde la de 1929, abanderando propuestas que sólo traerían más precariedad laboral, "impondrían el despido a la americana y "condenarían a la juventud a una ausencia total de futuro".
Zapatero debe pronunciarse
Al hilo de todo ello, tanto Méndez como Toxo han destacado la necesidad de que Zapatero aproveche el Debate sobre el Estado de la Nación, que comienza el 12 de mayo, para decir "no" a las pretensiones empresariales y restituir el valor del diálogo social.
El que sí se ha pronunciado ha sido el ministro de Trabajo. Celestino Corbacho ha estado en Barcelona en los actos organizados por CC.OO. y UGT. Corbacho ha dicho que el Gobierno "no abordará una reforma laboral sin pasar las propuestas por la mesa de diálogo social" y ha advertido a la patronal de que "el ejecutivo no está a favor de abaratar el despido".
Llamamientos a la huelga
La movilización se ha desarrollado en un ambiente soleado y con más afluencia de gente que en otros años. La Plaza de Cibeles ha sido el punto de partida de la manifestación que ha comenzado hacia las 12.30 horas y ha concluido 50 minutos más tarde en la desembocadura de la calle Alcalá con la Puerta del Sol.
Durante la marcha, que se ha desarrollado bajo el lema 'Frente a la crisis: empleo, inversión pública y protección social', globos y pancartas con los tradicionales colores rojo y blanco de las organizaciones sindicales se mezclaban con algunas banderas republicanas al son de tambores, pitos y bastantes gritos a favor de la huelga general.
Pero estos llamamientos a la huelga no se han producido sólo a viva voz. Una hora antes de que arrancara la manifestación ya se podía ver una pancarta de la Federación Alimentaria de CC.OO. Madrid en la que se leía 'Frente a la destrucción de empleo `Protección Social'. Frente al abuso empresarial `Huelga general'.
La concentración ha contado con la presencia no sólo de los líderes sindicales, sino también del coordinador general de IU, Cayo Lara; el número uno de las listas socialistas para las próximas elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, o la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín. Además también han acudido trabajadores en paro, empleados de grandes empresas y organizaciones de inmigrantes.
No solo Madrid ha sido escenario de huelga. Castilla y León, Euskadi, Galicia, Murcia o Canarias han sido otras comunidades que también se han manifestado este 1 de Mayo.
El Día del Trabajador en el resto del mundo
En distintas ciudades alemanas, entre ellas Ulm (Baviera), se han convocado marchas neonazis convocadas que han derivado en disturbios y duros enfrentamientos con decenas de miles de manifestantes de izquierda, decididos a impedir que la ultraderecha desfilara en ocasión del Primero de Mayo.
Por su parte, Cuba ha aprovechado este día para reiterar su compromiso con el socialismo celebrando con un desfile multitudinario que ha presidido el presidente, Raúl Castro. Decenas de miles de cubanos han repetido la tradicional marcha del Día de los Trabajadores por la céntrica plaza de la Revolución de La Habana con carteles de apoyo a los líderes de la isla y llamamientos a "trabajar y ser más eficientes".