Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos policiales se querellarán contra el fiscal general

Pese a los intentos del propio fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, en rebajar sus palabras de este jueves, los sindicatos policiales no están dispuestos a dejar pasar lo que califican del ataque "más duro, injustificado, temerario y desleal" que ha recibido la institución "desde el advenimiento de la democracia".
Los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía -SUP, CEP, UFP y SPP- han anunciado la presentación de una querella contra el Pumpido por acusar a la Policía de falta de colaboración en la lucha contra el entorno político de ETA.
"No estamos dispuestos a quedarnos de brazos cruzados mientras el titular de una de las más altas instituciones de nuestro país lanza sobre todo un Cuerpo una sospecha que nos injuria y calumnia", han advertido los cuatro sindicatos en un comunicado conjunto.
El Gobierno trata de rebajar tensiones
Si ayer Pumpido se reunió con el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, para dar por "concluido" el conflicto por la "descoordinación", este viernes ha sido el Gobierno quien ha tratado de restar importancia al incidente. Tras el Consejo de Ministros De la Vega ha negado que existan "contradicciones" entre Fiscalía y Policía.
La vicepresidenta primera del Gobierno, que se ha referido a lo ocurrido como un "malentendido", ha querido resaltar su confianza en la Policía y en todos los demás cuerpos y fuerzas de seguridad, a los que ha agradecido su "esfuerzo, eficacia y abnegación".
Por su parte, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha afirmado que "el asunto es de una enorme gravedad" y que "algo pasa" en el Ministerio del Interior tras los escándalos recientes. Rajoy se refería a la puesta en libertad de dos de los delincuentes que secuestraron al productor José Luis Moreno, el asesinato de la niña Mari Luz y la tardanza para encontrar el cadáver de Marta del Castillo.