Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos lanzan un ultimátum a Zapatero si no hay acuerdo en 48 horas

Un plazo de 48 horas es lo que tiene el Gobierno para conseguir un difícil acuerdo con los agentes sociales en la reforma de las pensiones. CCOO ha lanzado un ultimátum al Gobierno y ha asegurado que si no mueve ficha de aquí al viernes en asuntos esenciales en materia de pensiones habrá "confrontación".
Así lo ha comunicado el secretario confederal de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, tras la reunión de secretarios del sindicato, y ha indicado que el Gobierno debe moverse ya que las centrales no están de acuerdo en que sean necesarios 39 ó 41 años de cotización para cobrar la pensión de jubilación al 100 por cien.
"Está en la mano del Gobierno propiciar el acuerdo", dijo Lezcano, quien ha insistido en que hoy por hoy es el Ejecutivo el que tiene la última palabra "flexibilizando las posiciones que ha mantenido en público y en privado".
Si no hay acuerdo el viernes, el Consejo Confederal de CCOO decidirá, el 1 de febrero, la estrategia de contestación que el sindicato llevará a cabo, pero lo que es seguro es que "habrá estrategia de confrontación".
El portavoz de CCOO ha indicado que se han manejado "horquillas" para el cómputo máximo exigible para poder jubilarse a los 65 años con el 100 por cien de la pensión, y que está entre los 41 años o "el entorno de 40", pero que eso "no es objeto de acuerdo", aunque ha eludido precisar qué piden los sindicatos al respecto.
Zapatero: "todo difícil"
Por su parte, el Gobierno mantiene la discreción en torno a la negociación con los sindicatos para reformar el sistema de pensiones y el jefe del Ejecutivo, Jose Luis Rodríguez Zapatero, se ha limitado a contestar con un escueto: "Todo difícil".
Con estas palabras ha respondido en los pasillos del Congreso a los periodistas que le han preguntado por la marcha de las negociaciones ante la proximidad del Consejo de ministros que aprobará este viernes el proyecto de ley.
También la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, ha eludido responder a la pregunta de si era optimista: "Prefiero ser prudente", se ha limitado a señalar.