Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos denuncian presiones a los trabajadores para que no hagan huelga

Comienza la cuenta atrás a la huelga general y los sindicatos continúan motivando a la ciudadanía para secundar el paro de este miércoles. Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, ultiman los detalles de la huelga, que arranca este martes por la tarde tras una concentración de piquetes en el centro de Madrid.
Toxo y Méndez han advertido de que no han convocado la huelga general para "empatar el partido", sino para ganarlo, pues hay demasiadas cosas en juego. "No podemos salir a empatar este partido, una ley se cambia con otra y no cabe la resignación. Que se mire el presidente del Gobierno en el espejo de quienes le precedieron al frente del Gobierno de la nación, porque otros presidentes anteriores repitieron lo mismo casi palabra por palabra y después cambiaron las cosas", ha dicho Toxo.
Los dirigentes sindicales han asegurado que al Gobierno no le quedará otra alternativa que rectificar una reforma laboral que puede hacer que una "simple gripe" se convierta en motivo de despido de un trabajador debido al tratamiento que da la ley al absentismo laboral. "El Gobierno, tarde o temprano, tendrá que rectificar e intentar no seguir adelante con sus políticas. No va a tener otra alternativa", ha comentado Méndez.
¿De qué depende el éxito de la huelga?
Los secretarios generales de CCOO y UGT han explicado que el éxito de la huelga, más que estar vinculado a los datos, dependerá precisamente de si sirve para cambiar las cosas y las políticas del Gobierno, porque ése es su objetivo.
"No concibo el éxito de la huelga sólo alrededor de los datos que, por otra parte, serán discutidos. El éxito será que la huelga sirva de verdad para cambiar las políticas que la han motivado", ha señalado Toxo. "Sé que es muy doloroso sacar la pata cuando se ha metido, porque uno se puede dejar algún jirón de piel, pero se puede", ha añadido el líder de UGT.
Algunas empresas amenazan con despidos

Méndez ha denunciado que algunas empresas están amenazando con el despido a sus trabajadores para que no secunden la huelga y Toxo ha asegurado que los piquetes informativos "no son elementos de coacción" y que hay empresas que están incurriendo en una especie de "chantaje" al pedir listas de los trabajadores que van a secundar la huelga, una información que, según ha recordado, no hay por qué facilitar.
"Los menos interesados en que la imagen de la huelga sea un espejo o una luna rota somos los sindicatos", ha dicho el dirigente de CCOO, que ha criticado al presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, por "agitar" el ambiente metiendo "miedo" con los piquetes.
¿Se sentarán a negociar?
Preguntados por si, tras la huelga, se sentarán a negociar con el Ejecutivo como ha ofrecido Zapatero, el secretario general de UGT ha advertido de que el Gobierno "ha tirado por la borda el diálogo, por eso está en entredicho su credibilidad".
"El Gobierno sabe que en las últimas horas la huelga general ha tomado cuerpo y ha querido amortiguar por anticipado sus efectos", ha señalado Méndez.
Por otro lado, Toxo reiteró que la huelga "no está convocada para cambiar al Gobierno, sino para cambiar la política", y añadió que hay una alternativa "en la izquierda" al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, incluso en su propio partido.
Así, agregó que "el PSOE debería reaccionar". "Yo no sé si tiene que cambiar o no el presidente del Gobierno, pero desde la izquierda es posible hacer las cosas de otra manera, que es de lo que se trata", dijo.