Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El seguro público sanitario de Obama se tambalea

Max BaucusReuters
El Comité de Finanzas del Senado, uno de los cinco comités de la Cámara Alta que debe aprobar algunas de las propuestas de salud antes de que el tema llegue a los plenarios de las Cámaras ha presentado una propuesta de reforma del sistema de salud que descarta la polémica creación de un "seguro público".
El senador estadounidense demócrata Max Baucus ha presentado el documento, que en líneas generales busca encauzar el duro debate que se ha desatado en torno a la reforma de la sanidad estadounidense. Se trata de un plan a diez años que costará unos 856.000 millones de dólares, algo menos del billón de dólares que alcanzaban versiones anteriores.
El plan garantiza, como quiere la Casa Blanca, la cobertura sanitaria para más de 30 millones de estadounidenses que carecen de seguro en la actualidad. No obstante, la propuesta descarta la creación de un plan de sanidad pública, una posibilidad que ha levantado críticas muy duras de los más conservadores, que lo consideran un intento de "socializar" la sanidad.
Otras medidas para los pobres

Con la creación de un "plan público", los demócratas pretendían introducir competencia en un sector muy opaco y, en definitiva, provocar un descenso de los precios. En lugar de esta posibilidad, la propuesta que firma Baucus establece la creación de unas cooperativas de salud que darán servicios a los particulares sin ánimo de lucro, y por tanto, a precios bajos.
Estás cooperativas echarán a andar con una ayuda del Gobierno federal de 6.000 millones de dólares. Además, el plan establece la creación de un mercado regulado donde las familias podrán comparar los distintos planes de salud, contrastar precios y contratar el que más les interese, y suaviza los requisitos para disfrutar del Medicaid, el plan que funciona en EEUU para los más pobres.
Evitar abusos
Entre otros puntos, la propuesta demócrata introduce la prohibición de que las aseguradoras de salud den de baja a clientes por el coste de su enfermedad, siempre y cuando estén al día en el pago de sus cuotas.
Además, el proyecto de ley aumenta la protección de los asegurados que contratan una póliza estando ya enfermos, y para aquellas familias de bajos ingresos que no puedan acceder al Medicaid, establece unas ayudas, vía devolución de impuestos, para que puedan contratar un seguro.
La propuesta de Baucus es más moderada que otras que han aparecido en el Capitolio, y que recogen por ejemplo la obligación de los empresarios de proveer cobertura sanitaria a sus empleados.