Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los tres secuestrados en Mauritania está herido de bala

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha confirmado que Albert Vilalta, uno de los tres cooperantes españoles secuestrados en Mauritania, "actualmente está siendo atendido" de las heridas causadas durante el secuestro a manos de integrantes de una facción de Al Qaeda.
Exteriores respondía así, mediante un comunicado, a la información que apuntaba que uno de los cooperantes resultó herido en el momento del secuestro. Además el diario 'El País' asegura que Vilalta tiene tres heridas de bala en la pierna izquierda.
Según el comunicado, el Ejecutivo "tuvo conocimiento oportunamente" del estado de salud de Vilalta e informó a su familia y a las de los otros dos españoles de la ONG de Barcelona Acció Solidaria. El Gobierno, concluye el texto, "continúa realizando las gestiones diplomáticas oportunas para lograr la pronta liberación de los cooperantes españoles secuestrados".
El director de la ONG Barcelona Acció Solidaria a la que pertenecen los tres cooperantes secuestrados en Mauritania, Francesc Osan, ha confirmado la noticia y ha afirmado tener "periódicamente" contacto con el Ministerio de Exteriores español. "Tanto a nosotros como a las familias nos informa puntualmente".
"También sabemos se están haciendo gestiones para garantizar reciba la máxima ayuda médica posible", ha apostillado. El representante de la ONG quiso transmitir un mensaje de las familias de los secuestrados que según dijo "tienen confianza y fe en las gestiones del Gobierno para la más pronta liberación".
Preguntado por el estado de los contactos del Gobierno español con los secuestradores, Osan ha dicho no tener información al respecto. "Deducimos algún tipo de contacto para conseguir medicamentos, pero no sabemos si hay negociación o simplemente leves contactos por intermediarios". "El Gobierno está manteniendo una política de discreción total que compartimos. En estas cosas lo que hay que hacer es trabajar mucho y hablar poco", ha concluido.