Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los secuestradores de los dos cooperantes españoles amenazan con ejecutar a un rehén francés

Según la página web estadounidense SITE Intelligence Group, que recoge mensajes emitidos por grupos islamistas, AQMI ejecutará al ciudadano francés Michel Germaneau, de 78 años, que se halla en poder de este grupo desde que el pasado abril fuera capturado en el norte de Níger, a menos que el Ejecutivo galo facilite a su vez la liberación de presos islamistas.
AQMI apela directamente al presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, como responsable de la vida de Germaneau, que según el mensaje recogido por SITE podría ser ejecutado en un plazo de 15 días a partir de hoy 12 de julio.
"Los muyaidines conceden una última prórroga a Francia, que no repetirán y que no sobrepasará los quinde días a partir del 12 de julio de 2010", se podía leer en el comunicado, según la traducción de SITE. "Cuando concluya este periodo, y si no se satisfacen nuestras demandas legítimas, Francia habrá sentenciado a muerte a su ciudadano", añadía.
El comunicado instaba a Sarkozy a que no imite a su "loco" homólogo británico, el ex primer ministro Gordon Brown, que no se plegó a las demandas de AQMI para la liberación de un ciudadano inglés, Edwin Dyer, que finalmente fue ejecutado.
Germaneu es un ingeniero retirado que durante años trabajó en Argelia en empresas petrolíferas. El pasado mes de mayo AQMI difundió imágenes y una grabación de la voz de Germaneau en la que éste afirmaba que su estado de salud era delicado, e instaba a Sarkozy a encontrar "una buena solución" para él.
Cooperantes españoles secuestrados
AQMI es el mismo grupo que desde el 29 de noviembre de 2009 mantiene retenidos a los cooperantes españoles Roque Pascual y Albert Vilalta.
Ambos fueron secuestrados junto a otra cooperante, Alicia Gámez, cuando el convoy humanitario en el que circulaban fue asaltado en la carretara que une las localidades mauritanas de Nuadibú y Nuakchot. Sin embargo, Gámez fue puesta en libertad el pasado diez de marzo y pudo volver a España.