Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El salario mínimo queda en 641,56 euros

Este jueves se celebra el último Consejo de Ministros del año que aprobará la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y la revalorización de las pensiones por la desviación al alza del IPC en el mes de noviembre (el que se utiliza para calcular esta desviación) en 1,3 puntos.
El Gobierno propuso la semana pasada a los sindicatos subir el SMI un 1%, lo que le situaría en unos 639,66 euros mensuales, frente a los 633,33 euros actuales. Los sindicatos querían que el SMI se situara el año próximo en unos 680 euros al mes, es decir, 40 euros más de lo que plantea el Ejecutivo.
Para compensar a los más de ocho millones de pensionistas, el Ministerio de Trabajo e Inmigración tendrá que destinar más de 2.500 millones, ya que la inflación se ha desviado este año en 13 décimas respecto al objetivo inicial, fijado en el 1%.
Trabajo calcula que cada décima de desviación por encima del objetivo de inflación de este año (1%) tiene un coste de entre 90 y 100 millones de euros adicionales. Pero, además, la consolidación en nómina de dicha paga exigiría un gasto similar, con lo que, en total, la compensación por la desviación de precios este año alcanzará un importe superior a los 2.500 millones de euros.
Compensar a los pensionistas por la inflación

Esta paga única a los pensionistas se abona de manera independiente y con anterioridad al pago ordinario de la pensión mensual de enero. Desde hace unos años, su abono suele realizarse todos los 20 de enero.
Ante las críticas que ha recibido el Gobierno por congelar las pensiones en 2011, ha subrayado que el hecho de tener que compensar a los pensionistas por la desviación de la inflación hará que los pensionistas españoles cobren el próximo año más dinero del que han estado percibiendo este ejercicio.
Congelar las pensiones contributivas

Como parte de su plan de ajuste, el Gobierno ha decidido congelar las pensiones contributivas para 2011, lo que significa que éstas no subirán, más allá de la compensación que recibirán sus perceptores por la desviación de precios de este año. Es decir, que los pensionistas que no perciben prestaciones de mínimos notarán en sus nóminas del próximo año que se les ha subido la pensión, pero sólo como resultado de la desviación de precios de este año.
Por su parte, los 3,2 millones de pensionistas de mínimas y no contributivas que hay en España verán incrementada su pensión en 2011 una media del 1%, a lo que habrá que sumar también la compensación y posterior consolidación en nómina de la desviación del IPC de este año.
Pensiones mínimas
En caso de que en noviembre de 2011 la inflación interanual se situara por encima del 1%, los pensionistas de mínimas sí serían compensados por la desviación de precios, pero sólo ellos, pues el resto de pensionistas, al no haber experimentado subidas en su prestación como consecuencia de la congelación, no recibirán compensación alguna.
En 2010, las pensiones mínimas subieron entre un 2% y un 4%, mientras que el resto de pensiones lo hicieron un 1%, en consonancia con el objetivo de inflación. En 2009, las pensiones subieron, con carácter general, un 2,4% (un 2% equivalente al objetivo de inflación para 2009 y un 0,4% por la consolidación de la desviación de precios de 2008), mientras que las pensiones mínimas subieron entre un 3,4% y un 7,2%.
Al término de la sesión, José Luis Rodríguez Zapatero comparecerá ante los periodistas para hacer balance del año 2010, un ejercicio marcado por las consecuencias de la crisis y por las medidas que se han adoptado para hacerle frente.